XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de aeropuertos

Chiste de largos, buenos enviado por

Un gallego estaba en el aeropuerto de Barajas. Iba a tomar un avión para visitar GALICIA, cuando una cosa le llama la atención.
Era una computadora con voz, que identificaba a los pasajeros por un nuevo reconocimiento de imagen.
Cuando el gallego pasó,el sistema dijo:
- Francisco Garc√≠a, 52 a√Īos, espa√Īol, casado, bigote, pasajero del vuelo 455 de Iberia.
Impresionado, el gallego se manda para el ba√Īo, se afeita el bigote, se cambia la camisa y camina de una manera diferente, para, fregar al sistema.
Cuando pasa de nuevo por la computadora, la voz le dice de nuevo…
- Francisco Garc√≠a, espa√Īol, 52 a√Īos, ahora sin bigotes y con camisa nueva, pasajero del vuelo 455 de Iberia.
Paco no se da por vencido y se va de nuevo al ba√Īo,
abre la maleta donde tenía, los regalos para María, su esposa.
Se maquilló, se puso una peluca rubia, tacos altos, se pintó los labios, un vestido ajustado y dijo:
Ahora si friego a esa m√°quina y le demuestro que soy m√°s inteligente que ella.
Cuando pasa por la computadora, esta grita…
- Ah√≠ viene de nuevo Francisco Garc√≠a, 52 a√Īos, espa√Īol, trasvesti, y que por maric√≥n perdi√≥ el vuelo 455 de Iberia.

Tags: gallegos, aeropuertos, travestis

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, amigos enviado por

Un hombre que siempre molestaba a su mujer, pas√≥ un d√≠a por la casa de sus amigos para que lo acompa√Īasen al aeropuerto a despedirse de su esposa que se iba a Par√≠s.
Al despedirse, frente a todo el mundo, él le desea buen viaje y en tono burlón le grita:
- Amor, que tengas buen viaje y no te olvides de traerme una hermosa francesita Ja ja ja!!
Ella bajó la cabeza y se embarcó muy molesta.
La mujer pasó dos semanas en Francia.
A su regreso, el marido otra vez pidi√≥ a sus amigos que lo acompa√Īasen al aeropuerto a recibirla.
Al verla llegar, lo primero que le gritó a toda voz fue:
- ¬ŅAmor me trajiste mi francesita?
- Hice todo lo posible, - contest√≥ ella - ahora s√≥lo tenemos que rezar para que nazca ni√Īa.

Tags: franceses, aeropuertos, amor

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+