XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de anuncios

Chiste de suegras, buenos

A un hombre se le muere la suegra y se dirige al periódico para publicar el obituario. El hombre entra a la oficina de anuncios y dice:
- Quiero poner un anuncio por la muerte de mi suegrita.
- Muy bien señor, le adelanto que son 10 euros por palabra.
- Murió Josefina.
- Disculpe, creo que no me expliqué bien, son mínimo 5 palabras, o sea 50 euros.
- Pero yo sólo quiero gastar 20 euros.
- Ya le dije que no puede ser, así que si quiere se va un rato y vuelve con las 5 palabras...
El hombre se va molesto y regresa a los 10 minutos y dice:
- Ya se que poner en el anuncio...
- Si, dígame...
- Murió Josefina...
- ¿¿¿Y las otras 3 palabras???
- Vendo Toyota Corolla!!

Tags: anuncios, periódicos, funerales

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de amigos, ancianos, verdes

Un viejo le dice a otro:
-Cuando yo era joven, en Madrid había una de esas que cobra por hora a la que apodaban Cibeles.
-¿Por qué la apodaban así?
-Porque era bonita como una diosa,fría como una piedra y se tiraba a los leones-
.-Fría sería, pero a ti seguro que te calentó.
-Calentó, calentó. ¡Vaya si me calentó!
-¿Cuándo fue eso?
-Cuando le dije que no tenía dinero para pagarle el polvete que le echara.

Tags: madrid

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, malos

Un loco que habitaba en el sexto piso de un edificio tenía desconcertado a un señor porque cada vez que pasaba rumbo a su trabajo, el chiflado le apuntaba
con la mano en forma de pistola y le disparaba desde la ventana.
Llegó el día en que el tipo decide seguirle el juego al loco: apunta con la mano y le dispara al chalado que se asomaba desde la ventana; éste se lleva las manos al pecho, se desploma y cae a la calle.
El hombre, sorprendido, corre a auxiliarlo.
El loco moribundo lo mira y le dice:
- Yo nunca te disparé al cuerpo.

Tags: locos, manicomios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+