XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de calvos

Chiste de matrimonios, infidelidad

Era un hombre totalmente calvo, y para sorprender a su esposa compró un peluquín que le quedaba que ni pintado !! .
Como era viajante le dijo a su se√Īora que ese d√≠a ten√≠a que salir de viaje y que no volver√≠a hasta ma√Īana.Se despide amorosamente y se va a dar un paseo para preparar la sorpresa.
Ya con su cabellera, que lo hac√≠a 10 a√Īos mas joven, va a su casa y para hacer la sorpresa m√°s rom√°ntica va por la ventana y la golpea, Toc-Toc-Toc, se asoma la se√Īora y le dice:
- Pasa, pasa‚Ķ. que el pelado vuelve ma√Īana.

Tags: calvos, cabellos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de vascos, largos

Va uno de Bilbao conduciendo su reci√©n estrenado coche, por la autov√≠a, direcci√≥n San Sebasti√°n, cuando en una de las curvas, se sale de la carretera y se pega ‚Äúla gran hostia‚ÄĚ, quedando el flamante coche completamente abollado.
El bilbaíno sale del coche, y empieza a mirar el mal estado en que ha quedado su flamante coche y en éstas pasa un donostiarra, y viendo lo mal que estaba el de Bilbao, detiene su coche, y le dice :
- No te preocupes, hombre, si quieres dejar el coche, tal y como estaba antes, no tienes mas que soplar por el tubo de escape, y a medida que se vaya hinchando, irán desapareciendo las abolladuras.Dicho esto el donostiarra vuelve a montarse en el coche y deja al bilbaíno manos a la obra.
El bilbaíno todo agradecido, se tumba en el suelo, y empieza a soplar por el tubo de escape, como le había dicho el donostiarra y en éstas que pasa otro de Bilbao, que al ver a su paisano tumbado en el suelo, decide detenerse para echarle una mano.
El bilbaíno accidentado cuenta a su paisano lo que le ha sucedido, y el brillante consejo que le había dado el donostiarra.
El √ļltimo bilba√≠no en llegar, mira at√≥nito al bilba√≠no accidentado, y le dice:
- ¡¡TU ERES TONTO O QUE!!... como piensas que se va a hinchar el coche soplando por el tubo de escape…………. SI TIENES LAS VENTANILLAS BAJADAS.

Tags: coches, accidentes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de médicos, largos, verdes

El Doctor del pueblo una tarde decidi√≥ salir a dar un paseo cerca del r√≠o y all√≠ se encontr√≥ una gran cola de hombres, casi todos los hombres del pueblo estaban all√≠. El Doctor, muerto de curiosidad, se les acerca y les pregunta que para que hacen cola, uno le responde que para ‚Äėcopular‚Äô, al tratarse del Doctor del pueblo el √ļltimo de la fila lo cola una posici√≥n y por respeto todos hacen lo mismo hasta que el Doctor llega al rio y all√≠ se encuentra un burro.
El Doctor despu√©s de pensar unos instantes llega a la conclusi√≥n. ‚ÄúAhhh!‚ÄĚ As√≠ es como se satisfacen estos hombres. As√≠ que se baja los pantalones y empieza a dar al burro por detr√°s. Al cabo de unos minutos el segundo de la fila le pregunta:
- Doctor ¬Ņle falta mucho?
- No, ahora mismo acabo ¬Ņpor qu√© lo pregunta?
- Lo que pasa es que necesitamos al burro para cruzar el río ya que en el otro lado están las putas!

Tags: doctor, rio, pueblo, burro

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, largos, verdes

Un tipo de 47 a√Īos muy preocupado por parecer joven decide hacerse un estiramiento de cara. Una vez hecha la cirug√≠a, el tipo sale muy contento de la cl√≠nica con su cara nueva. Se detiene en un puesto de diarios compra uno y le pregunta al vendedor: "D√≠game amigo, quisiera que me conteste una pregunta: ¬ŅCu√°ntos a√Īos cree que tengo?"
El quiosquero le dice: "No sé... unos 32".
Contento de la vida, el tipo le dice: "En realidad tengo 47 a√Īos".
Luego este buen se√Īor entra a un McDonalds, pide una hamburguesa y le pregunta lo mismo al cajero.
El cajero le dice: "Yo le calculo unos 29 a√Īos".
El hombre, cada vez m√°s contento, le dice: "No, tengo 47".
Luego toma el autob√ļs para volver a su casa, y se sienta al lado de una anciana.
Una vez m√°s, el tipo hace la pregunta: "Disc√ļlpeme, se√Īora, ¬Ņcu√°ntos a√Īos piensa usted que tengo?"
La viejita lo mir√≥ pensativa con su cara llena de arrugas, y le contest√≥: "Mire, hijito, yo ya tengo 85 a√Īos y no veo bien. Sin embargo, cuando era joven yo ten√≠a un m√©todo para adivinar la edad de los hombres; les met√≠a la mano en los calzoncillos y les dec√≠a la edad correcta".
El hombre dud√≥ un poco, pero viendo que no hab√≠a nadie en el autob√ļs pens√≥: "Bueno, probemos, total...", y acto seguido le dice a la viejita que comience con su tarea.La viejita le mete la mano y le manosea los test√≠culos al tipo. Al cabo de diez minutos exactos, la se√Īora dice: "Usted tiene 47 a√Īos".
El tipo, asombrad√≠simo exclama: "Pero esto es incre√≠ble, ¬Ņd√≠game... c√≥mo lo hace?"
Y la anciana le contesta: "Je, je, je,... Es que yo estaba detr√°s suyo en la cola del McDonalds...".

Tags: clínicas, edad, viejas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Un tío que está en el cielo le pregunta a San Pedro:
- San Pedro, ¬Ņqu√© hay hoy de cenar?
- Una loncha de jamón york y un yogur.
- Pero cómo va a ser eso -dice el tío- si noto yo por aquí un olorcillo muy rico...
- Pues aquí no es -replica San Pedro- será en el infierno o en el purgatorio, porque hoy de cenar hay una loncha de jamón york y un yogur.
El tío se baja al infierno y ve que se han montado un pedazo de barbacoa; se pasa de vuelta por el purgatorio y ve que se están tomando unas cervecitas mientras se preparan una paella. Cabreado, tira para el cielo y le dice a San Pedro:
- San Pedro, vaya tela, en el infierno una barbacoa, en el purgatorio, una paella que no veas, y aquí, en el cielo, una mierda de loncha de jamón york y un yogur, anda tío, enróllate, haz una cena en condiciones.
- ¬°Que no!
- ¬°Venga ya hombre!
- ¬°Que no leches!, que para cuatro que somos no me pongo yo a guisar.

Tags: comidas, cenas, infierno, cielo

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+