XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de camping

Chiste de ladrones, parejas

Tras una semana de duro trabajo, Carlos y Adriana, deciden irse de camping durante el fin de semana. Despu√©s de cenar, se fueron a dormir a una tienda de campa√Īa.
Horas más tarde, Adriana se despertó y codeó a su amigo, diciéndole:
- Carlos, mira el cielo y dime que ves...
- Veo millones y millones de estrellas...
- Y eso que te dice?, -replicó Adriana.
- Astronómicamente, que hay millones de galaxias y potencialmente billones de planetas. Astrológicamente, que Saturno está en Leo...
- ...Cronológicamente, que son aproximadamente las 3 de la madrugada.
-... Teol√≥gicamente,que Dios es Todopoderoso y nosotros somos peque√Īos e insignificantes. Meteorol√≥gicamente, que ma√Īana tendremos un hermoso d√≠a.
- Y a ti Adriana, que te dice?
- Carlos, TU SIEMPRE CON TUS PAYASADAS!!.. NO TE DAS CUENTA QUE NOS HAN ROBADO LA TIENDA DE CAMPA√ĎA?.

Tags: camping, tiendas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de profesiones, varios, internacionales

Al recorrer el país entero durante un viaje de cacería, un hombre bien vestido de Estocolmo apunta y le dispara a un pato que va volando, pero el ave cae dentro del corral de un granjero, quien la reclama como suya.
- No es suyo el pato, es mío, insiste el cazador.
Como ninguno de los dos cede, el granjero sugiere resolver las cosas a la antigua usanza:
- Con una patada pueblerina.
- ¬ŅUna qu√©?, dice el cazador.
- Yo le pateo tan fuerte como pueda en la entrepierna, le dice el granjero y luego usted hace lo mismo conmigo. El que grite menos tiene derecho a quedarse con el ave.
El hombre de Estocolmo acepta. El granjero toma vuelo y suelta un golpe demoledor en las partes blandas del hombre, quien a√ļlla de dolor y cae al suelo.
- Bien, ahora es mi turno.
- Olvídelo - dice el granjero -. Se puede usted quedar con el pato

Tags: cazadores, granjeros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+