XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de desierto

Chiste de verdes, animales

Esto es un tío que lleva meses por el desierto montado a camello y claro el tío esta tan desesperado por echar un polvo que se desahoga haciéndose unas pajillas.
Hasta una mañana que decide tirarse al camello porque ya no aguantaba más y lo necesitaba, eso que se va a bajar del camello y se sube a una de sus maletas para inventarlo penetrar y el camello según lo nota echa a correr por el desierto y el hombre corriendo detrás de él, pasan 3 h y por casualidad se encuentra en medio del desierto a una pedazo rubia que tenia el coche averiado, entonces la rubia lo ve y le dice si la puede ayudar, el pajillero le contesta que si y se pone manos a la obra.
Pasan unos minutos, y el tío le dice:
- Ya esta arreglado señorita
la rubia desabrochándose la camisa le dice:
- Muchas gracias caballero, que le apetece que haga para agradecérselo?
Y el hombre contesta:
- Me podrías ayudar a atrapar a mi camello?

Tags: desierto, rubias, camellos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de verdes, buenos

Un tío desnudo, lleva solo puestas sus zapatillas de deporte y está de compras por la planta de deportiva del Corte Inglés. Coge una raqueta y se acerca al dependiente más cercano diciéndole:
- Perdone, ¿Me puede decir qué precio tiene esta raqueta?
El dependiente flipado le mira de arriba abajo y le dice:
- 120 euros.
- Para mí serán 60 euros, ¿no?
-¡Anda! ¿Y eso por qué?, le pregunta el dependiente.
Y el tío le contesta:
- ¿No pone en ese cartel: "50 POR CIENTO DE DESCUENTO EN PELOTAS Y ZAPATILLAS"?

Tags: deportistas, raquetas, comerciales

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, verdes, matrimonios, médicos

Un matrimonio de gallegos va al médico, que le receta unos supositorios a la mujer. Al salir, se ponen a hablar entre ellos:
- Oye Manolo, ¿Qué es un supositorio?
- Pues la verdad es que no lo sé.
- Y entonces ¿Cómo los voy a usar?
- Pues no sé. Mira, lo mejor es que entremos otra vez y se lo preguntemos al medico, que debe saberlo.
- No, hombre, no, que se va a enfadar.
- ¡Qué se va a enfadar! Anda, mujer, no seas tímida.
Total, que vuelven a entrar y la mujer le pregunta al médico:
- Esto... ¿nos podría decir cómo se usan los supositorios?
- Sí, claro. Tiene que sacarlos del envoltorio, con un poco de cuidado para que no se rompan, y metérselos por el culo.
- Ves, Manolo, ya te dije que se iba a cabrear.

Tags: doctores, gallegos, supositorios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+