XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de hamburguesas

Chiste de ancianos, matrimonios

Una pareja de ancianos va a un restaurante de comida r√°pida. Con cuidado dividen en dos la hamburguesa y las patatas fritas que han pedido. Un camionero que los ve siente pena por ellos y se ofrece a comprarle a la esposa su propia comida.
- No se preocupe, dice el anciano, nosotros lo compartimos todo.
Unos minutos después, el camionero se da cuenta de que la esposa no ha probado bocado.
- De verdad no me importa comprarle la comida a su esposa, insiste el camionero.
- No se preocupe, ella comer√° su parte, le asegura el anciano. Lo compartimos todo.
Poco convencido, el camionero le pregunta a la esposa:
- ¬ŅPor qu√© no come?
- ¬°Porque estoy esperando a que mi esposo me preste la dentadura!

Tags: dentaduras, restaurantes, hamburguesas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de buenos

En un lujoso barrio de Madrid, lleno de mansiones, un hombre de aspecto desali√Īado llama a una de las casas.
La due√Īa de casa abre y √©l le dice:
- Yo ser inmigrante buscando trabajo. Por favor ¬Ņpodr√≠a
ayudarme?
La se√Īora, que estaba entretenida tomando caf√© con unas amigas, se compadece y le dice:
- Tengo algo que usted puede hacer: tome este bote de pintura verde y de la vuelta a la casa. En la parte trasera encontrar√° un porche que necesita pintura.
Tres horas m√°s tarde el hombre regresa contento, esperando cobrar una buena propina, y le dice:
- Listo, ya termin√© se√Īora. Pero, yo inmigrante de Polonia, conocer bien autos europeos, ese no ser un Porsche sino un Mercedes.

Tags: inmigrantes, coches, pintura, pintores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de profesiones

Un tipo pide una pizza para que se la lleven a casa y cuando la recibe le pregunta al repartidor:
-¬ŅCu√°l es la propina acostumbrada?
-Pues… suele ser de 1 euro, pero mi jefe dice que si logro que el cliente suelte 10 céntimos, ya sería un milagro.
-Ah s√≠? ‚Äďdice enfadado el cliente- Pues toma 5 euros!!!!
-Gracias se√Īor! Lo ahorrar√© para mis estudios.
-¬°Muy bien chico, eso es√° muy bien!Y se puede saber, ¬ŅQu√© estudias?
-Psicolog√≠a aplicada, se√Īor

Tags: psicólogos, propinas, pizzeros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+