XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de helicópteros

Otros chistes

Chiste de ancianos, buenos

Esto es un autobús repleto de viejecitos, que van de viaje a Lourdes.
Una viejecita le toca el hombro al chófer y le da un gran puñado de cacahuetes sin cáscara.
El chófer sorprendido le da las gracias y se los come con agrado.
Pocos minutos más tarde, la abuelita vuelve a venir, el chófer vuelve a agradecerle el gesto y se come los cacahuetes.
A los cinco minutos, la anciana viene de nuevo con otro puñado.
El chófer ya no puede comer más y le pregunta:
- Buena señora, es muy amable de su parte regalándome tantos cacahuetes, pero…… ¿usted no cree que, a lo mejor, sus cincuenta amigos y amigas les apetecerían también unos pocos?
- ¡ No se preocupe caballero!, no tenemos dientes para masticarlos y sólo chupamos el chocolate que los recubre!

Tags: chóferes, conductores, cacahuetes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Va un tío al médico y le dice:
- Doctor, doctor, mi mujer no se queda embarazada.
Y este le dice:
- Mire, usted me trae este tarro lleno de esperma mañana y lo analizamos.
- Bueno, este tarro es un poco grande, no?
- Sin rechistar, hasta mañana.
Y al día siguiente va el señor con el tarro vacío, y el Doctor le dice:
- Bueno, y esto...
Y el tío le dice:
- Mire usted, doctor, entre yo con las dos manos, mi mujer con la boca y mi suegra, no hemos podido abrir el tarro...

Tags: doctores, papas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de varios

Un gallego es condenado a muerte, y le dan a elegir que tipo de condena prefiere.
-Quisiera morir de sida
-Muy bien, concedido
Entonces un médico llega a su celda y le inyecta el virus del VIH, mientras el gallego empieza a reírse a carcajadas.

-Cómo puede reirse, si le estamos inyectando el virus del sida?
-¡De lo tontos que son!
-¿Qué? ¡Explíquese!
-Jajajaja, es que tengo un condón puesto!

Tags: gallegos, condones, sida, cárceles

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+