XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de mercerías

Otros chistes

Chiste de verdes, animales, largos, matrimonios

Hace un día precioso de primavera de esos que casi hace calor. Un hombre y su mujer están pasando el día en el zoológico. Ella lleva un vestidito de tirantes, rosa, muy mono, muy primaveral. El lleva sus vaqueros y camiseta de siempre. Al ser pronto hay poca gente en el zoo. En su recorrido pasan por las jaulas de los simios y pasan delante de un gorila muy grande y peludo. Cuando este ve a la chica empieza a dar saltos. Saltando a las barras de la jaula se agarra con su mano y sus pies. Con la mano que le queda libre se golpea el pecho. Obviamente esta excitado al ver la chica guapa con su vestido de primavera.
El marido se percata de esto y le hace gracia. Sugiere a su mujer que le provoque un poco al gorila. Le dice que le haga morritos, que menee su trasero, etc. Ella lo hace y el gorila se excita aun mas. Esta pegando unos berridos que despertarían a los muertos. El marido le sugiere que deje caer uno de los tirantes del vestido y así enseñar un poco mas de piel. Ella lo hace y el gorila se pone que arranca las barras de la jaula.
- Ahora levántate un poco el vestido le dice para que se te vea las piernas y haz como que le abanicas con el vestido.
A estas alturas el gorila esta que no puede mas, esta dando volteretas hacia delante hacia atrás. De repente el hombre coge a su mujer fuertemente por el brazo, abre la jaula, la echa dentro con el gorila, vuelve a cerrar la puerta y le dice:
- Ahora dile que te duele la cabeza, andaaaaa, díseloooooo!!!.

Tags: zoológicos, gorilas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios

Una mujer está friendo unos huevos para el desayuno a su esposo, cuando de repente, este entra por la puerta de la cocina y le dice a su señora:
- ¡Cuidado, cuidado!!
¡Ponle más de aceite, por Dios que se te van a pegar!!
¡¡Pusiste demasiados huevos al mismo tiempo!!!
¡Demasiados!
¡Dales la vuelta o se quemaran!!
¡Dales la vuelta ya!!!
¡Échales más aceite, por Dios!!
¿Dónde hay más aceite para los huevos?!
¡Se van a pegaar , dales la vuelta!!!
¡Cuidado, cuidado, te dije que cuidadoooooo!!!
¡Nunca me haces caso cuando cocinas, nunca!!!
¡Cuidado, dales la vuelta rápido!!!
¡Rápido!!!
¡Estás loca!!! ¿Perdiste la cabeza? ¡Se van a pegar!
¡No te olvides de ponerles sal!!!!
¡Sabes que siempre te olvidas de la sal, ponle sal, pon la maldita sal!
La mujer lo mira con asombro:
- ¿Qué te pasa cabronazo? ¿Crees que no puedo freír un par de huevos?
El marido sonríe y le contesta calmadamente a su esposa:
- Solo quería enseñarte lo que se siente cuando voy conduciendo contigo en el coche!!!

Tags: huevos, coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+