XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de mujer

Chiste de matrimonios, médicos, largos

Un hombre va al otorrino y le dice:
- Mire es que mi mujer se está quedando sorda.
- Ya bueno, y ¿dónde está su mujer?
- No, es que es muy orgullosa y no va a querer venir, pero yo necesito que me dé una solución porque ya no puedo más con ella. Yo la quiero mucho pero esta falta de comunicación me está matando.
- Bueno vale, pues vamos a hacer una cosa. Usted hablele a ella desde una distancia prudencial, y vaya acercándose hasta que ella le conteste. Luego me mide la distancia, me lo dice y ya veo yo el grado de sordera que tiene y ya la puedo ayudar.
Allá que se va el hombre para casa, y nada más entrar grita:
- ¡Amparo!
Nada. Se acerca hasta el recibidor y vuelve a gritar:
- ¡Amparo!
Nada. Entonces ya entra hasta el salón y vuelve a gritar:
- ¡Amparo!
Y nada. Ya desesperado, que piensa que su mujer está sorda como una tapia, se acerca hasta la cocina y allí la ve fregando. Se pone detrás de ella y vuelve a gritarle:
- ¡Amparo!
- ¡¡¡¿¿¿Qué quieres coñoooo, que ya te lo pregunté cuatro veces???!!!

Tags: mujer, sordera, otorrino

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios

¿Qué le dice un mecánico a su mujer?
- Mercedes, Benz y ponte A4 patas que te voy a echar un Volvo en el Porche y nacerá un Clio, porque en esto del Saxo no hay quien Megane!.
A lo que su mujer responde:
- ¡Y qué Mazda! Eres un Golf-o. Me pongo A2 patas y me das por de Trans, luego te como el Polo y te pongo mirando pa Córdoba o León, y que Seat lo que Seat, pero con Stylo...

Tags: coches, mujer, mecánico

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de varios, malos, ancianos, animales

Una vez Caperucita Roja fue a visitar a su abuelita sin saber que a su abuelita se la había comido el lobo, entra a la casa y dice:
- Abuelita, que ojos tan grandes tu tienes.
Y la abuelita dice:
- Es para verte mejor.
Nuevamente, Caperucita mira a su abuelita y dice:
- Abuelita, que orejas tan grandes tu tienes.
Y la abuelita dice:
- Es para escucharte mejor.
Caperucita vuelve a insistir:
- Abuelita, que nariz tan grande tu tienes.
Y la abuelita le dice:
- Es para olerte mejor.
- Abuelita que boca tan grande tu tienes.
Y la abuelita contesta ya cansada de sus preguntas:
- ¿A que has venido, a visitarme o a criticarme?

Tags: lobos, abuelos, abuelas, cuentos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de profesiones

Un día el jefe de una estación ferroviaria hablando con uno de los empleados, le pregunta:
- Dígame, ¿usted qué haría si ve que dos trenes van a chocar?
- Avisarles por la radio o con banderas para que cambien de carril - responde muy seguro el empleado.
- Y, ¿si no tuviera ni radio ni banderas? -insistió el jefe.
- Pues, entonces llamaría a mi primo.
- Ajaaaa, ¿su primo sabe del tema?
- No, es que nunca ha visto un choque de trenes.

Tags: trenes, jefes, choques, radios, banderas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, buenos

Un condenado a muerte está pasando su última noche en capilla. Recibe la visita del alcaide, quien se pone a dialogar amablemente con él.
-Bueno, ya sabes que a los condenados a muerte se les concede un último deseo. ¿Quieres alcohol?
-No, gracias.
-¿Cigarrillos quizá?.
-Tampoco.
-Bueno, di qué es lo que deseas.
-Me gustaría aprender el chino por correspondencia.

Tags: cárceles, chinos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, infidelidad, verdes

Un individuo va a cobrar una factura a una casa. Llama a la puerta y le recibe una señora estupenda en picardías.
- Ejem... Buenas, venía a cobrar esta factura.
La mujer la analiza y le contesta:
- Mire es preferible que venga mañana porque es de mi marido y ahora está de viaje.
Vuelve al día siguiente, llama y le recibe la misma mujer, esta vez sin picardías.
- Lo siento pero mi marido ha retrasado el viaje, le
importaría volver mañana.
Por tercera vez se dirige el señor a la casa. Cuando esta llegando piensa que la mujer se le esta insinuando y antes de llamar al timbre se baja los pantalones. Se abre la puerta y aparece el marido de la señora.
El cobrador analiza rápidamente la situación y le dice:
- Vengo a cobrar esta factura y,... o me la paga o le meo.

Tags: facturas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+