XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de pan

Chiste de largos, buenos

Erase una vez un pueblo aislado muy lejos de aqui. Un dia se anunció que iba a pasar por el pueblo un circo cuya atracción estelar era “el pan que habla”. Todo el mundo estaba como loco por verlo. Faltan dos semanas! Como puede ser, el pan que habla! A dos dias de llegar, el pueblo ya estaba esquizofrénico. Que viene el pan que habla! Increible!.
Cuando llegó, el circo agotó todas sus entradas a pesar de costar 300 euros cada una. Pero a los pueblerinos no les importaba el precio, era la oportunidad única para ver al pan que habla.
-Hola, el espectáculo va a comenzar. Con ustedes, Señoras y Señores, el pan que habla!!!
El presentador saca un voluntario al escenario, pero se desmaya. Entonces saca a otro, que está temblando de susto y emoción. Traen una bandeja con un pan y una jarra de agua.
- Eche el agua encima del pan
- y.... conseguido!!
- ¿Como está el pan?
- Está... bland-do, esta-ablando, esta hablando!.

Tags: pan, circo

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de matrimonios, infidelidad

Llega un marido a su casa y le dice a su esposa:
- Cariño, tengo un grave problema en la oficina.
Y su mujer le responde dándole aliento:
- No te preocupes, mi amor. Y nunca digas tengo un problema, di....tenemos un problema, puesto que la oficina es "nuestro" trabajo.
Aprovechando las amables y cariñosas palabras de su esposa, el marido le dice:
- Bueno…… muy bien!Entonces,...
- ¡Nuestra secretaria va a tener un hijo "nuestro"!

Tags: secretarias, trabajos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Llega Tomás a un hotel y pide habitación.
El encargado le dice que sólo tiene una cama en un cuarto compartido, la cual nadie quiere porque el otro huésped ronca muy fuerte.
Tomás le responde que no hay problema y decide compartir la habitación.
A la mañana siguiente el encargado le pregunta si durmió bien.
- Perfectamente -responde Tomás.- ¡Muchas gracias!
- ¿Y el señor de los ronquidos?
- Mire, apenas entré en la habitación, le di un beso en la mejilla y una palmadita en la nalga. ¡¡¡Y se pasó toda la noche con los ojos abiertos y con el culo pegado a la pared!!!

Tags: hoteles, ronquidos, habitaciones, hombres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+