XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de riñones

Otros chistes

Chiste de niños, largos, buenos

Un hombre va a comprarle un juguete a su hija y le pregunta a la vendedora:
- ¿Cuánto cuesta la barbie del escaparate?

De una manera condescendiente la de la juguetería le respondió:
- ¿cuál?... tenemos:
Barbie va al gimnasio, por 19.95 euros,
Barbie juega al volley, por 19.95 euros,
Barbie va de compras, por 19.95 euros,
Barbie va a trabajar, por 19.95 euros,
Barbie va a bailar, por 19.95 euros,
y Barbie divorciada, por 265.95 euros.

Asombrado, el hombre pregunta:
- ¿Por qué la barbie divorciada cuesta 265.95 euros cuando las demás cuestan 19.95?

La vendedora con aire de autosuficiencia responde:
- Señor, Barbie divorciada viene con:
el coche de Ken,
la casa de Ken,
la lancha de Ken,
los muebles de Ken,
el ordenador de Ken...
¡y un amigo de Ken!

Tags: vendedores, vendedoras, Barbie

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, buenos

Un vaquero se compra una ordeñadora automática y, cuando observa funcionar
a la máquina y ver el movimiento que hace ésta en las tetillas de los
animales, piensa que con el tejemaneje de aquel aparato podría él, hacerse una buena paja. Se enchufa la polla a la ordeñadora y, cuando se ha
corrido varias veces, no acierta a sacar la verga de aquel chisme. Coge el móvil y llama a la casa donde hizo la compra:
- ¡Oiga! ¿Cómo se para esta máquina?
El operario encargado del servicio técnico, le responde:
- ¡A los veinticinco litros de leche extraídos, se detiene ella sola!

Tags: buenisimos, vaqueros, vacas, leche

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, malos

Un loco que habitaba en el sexto piso de un edificio tenía desconcertado a un señor porque cada vez que pasaba rumbo a su trabajo, el chiflado le apuntaba
con la mano en forma de pistola y le disparaba desde la ventana.
Llegó el día en que el tipo decide seguirle el juego al loco: apunta con la mano y le dispara al chalado que se asomaba desde la ventana; éste se lleva las manos al pecho, se desploma y cae a la calle.
El hombre, sorprendido, corre a auxiliarlo.
El loco moribundo lo mira y le dice:
- Yo nunca te disparé al cuerpo.

Tags: locos, manicomios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+