XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Si te gustan nuestros chistes síguenos en Facebook y Twitter

Chistes de rubias

Chiste de buenos, largos enviado por

Un hombre ciego entra en un "bar de chicas" por equivocaci√≥n. Se las apa√Īa para llegar hasta la barra y pide una copa, y tras estar un rato sentado en la tabureta le grita al camarero:

- Eh, t√ļ, te gustar√≠a o√≠r un buen chiste de rubias?

Inmediatamente se hace un silencio total en el bar y con una grave, profunda y √°spera voz, la mujer que esta sentada junto a el le dice:

- Antes de que cuente ese chiste, se√Īor, y en atenci√≥n a su minusval√≠a f√≠sica que le impide ver, creo que lo justo es que le advierta de cinco cosillas: - Que la camarera es rubia. Que el portero del bar es una mujer rubia. Que yo mido un metro ochenta, peso 80 kilos, soy cintur√≥n negro de k√°rate y tengo el pelo rubio. Que la mujer que esta conmigo es levantadora de pesas y es rubia; y que la dama que esta sentada al otro lado de usted es una luchadora profesional y tambi√©n es rubia. Y ahora que sabe eso, pi√©nselo cuidadosamente. ¬ŅDe verdad todav√≠a quiere contar ese chiste?

El ciego piensa durante un par de segundos, menea la cabeza y contesta:
- Naaa... Pues no lo cuento....Paso de tener que explicarlo cinco veces!

Tags: rubias, mujeres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, animales enviado por

Esto es un tío que lleva meses por el desierto montado a camello y claro el tío esta tan desesperado por echar un polvo que se desahoga haciéndose unas pajillas.
Hasta una ma√Īana que decide tirarse al camello porque ya no aguantaba m√°s y lo necesitaba, eso que se va a bajar del camello y se sube a una de sus maletas para inventarlo penetrar y el camello seg√ļn lo nota echa a correr por el desierto y el hombre corriendo detr√°s de √©l, pasan 3 h y por casualidad se encuentra en medio del desierto a una pedazo rubia que tenia el coche averiado, entonces la rubia lo ve y le dice si la puede ayudar, el pajillero le contesta que si y se pone manos a la obra.
Pasan unos minutos, y el tío le dice:
- Ya esta arreglado se√Īorita
la rubia desabroch√°ndose la camisa le dice:
- Muchas gracias caballero, que le apetece que haga para agradecérselo?
Y el hombre contesta:
- Me podrías ayudar a atrapar a mi camello?

Tags: desierto, rubias, camellos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+