XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de tarzán

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, amigos

Estos eran cuatro directivos de empresa, que estaban jugando al golf en el lujoso club local. Al rato de estar jugando, uno de ellos comenta que necesita ir al baño y les pide que suspendan un par de minutos el partido. Los otros, todos unos caballeros, no ponen inconveniente alguno y aprovechando el breve descanso, se ponen a charlar de sus cosas:

- No es por presumir, pero a mi hijo le esta yendo de cine en el negocio inmobiliario. Ha ganado tanto dinero este año, que hasta se ha permitido el lujo de regalarle un chalet a uno de sus amigos...

- Pues tampoco es por presumir, pero ya sabeis que mi hijo se ha dedicado al negocio del automóvil. Esta especializado en coches de importación y gana tanto dinero que hasta le regaló un Ferrari a uno de sus amigos...

- Pues deben ser los tiempos, porque el mío tiene una sociedad de Cambio y Bolsa y fijaros si le le estará yendo bien, que hasta le regaló a uno de sus amigos un paquete de acciones de las mejores...

En eso regresa el que se había ido apurado en el baño y los otros tres, antes de reanudar el juego y por educación, le preguntan por su hijo:

- Pues la verdad, mal -responde el cuarto directivo- Ya sabéis que desde pequeño me ha salido con tendencias homosexuales: ahora es una loca y trabaja en un salón de belleza. Pero ha de ser bueno en lo que hace, porque uno de sus novios le ha regalado una casa, otro un Ferrari y otro un paquete de acciones de las más buenas.

Tags: millonarios, golf, gays

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Un hombre está en un bar y le dice al camarero:
- Te apuesto 200 euros que yo orino en el vaso que está a 5 metros sin tirar ninguna gota de orina en el suelo.
- Bueno, le contesta el camarero.
El hombre se la saca y sale la orina, orina la mesa, la barra, el camarero y todo el bar. Lo deja todo perdido...
El hombre riéndose va al fondo del bar y habla con unos jóvenes y trae los 200 euros y se los da al camarero.
El camarero le dice:
- Grandísimo estúpido acabas de perder 200 euros.
Y el hombre le contesta:
- ¿Ves aquellos jóvenes del fondo? Les aposté 500 euros que orinaba en todo el bar y que no solo no te ibas a enojar sinó que además te reirías.

Tags: apuestas, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+