XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de vergüenza

Otros chistes

Chiste de buenos

En un lujoso barrio de Madrid, lleno de mansiones, un hombre de aspecto desaliñado llama a una de las casas.
La dueña de casa abre y él le dice:
- Yo ser inmigrante buscando trabajo. Por favor ¿podría
ayudarme?
La señora, que estaba entretenida tomando café con unas amigas, se compadece y le dice:
- Tengo algo que usted puede hacer: tome este bote de pintura verde y de la vuelta a la casa. En la parte trasera encontrará un porche que necesita pintura.
Tres horas más tarde el hombre regresa contento, esperando cobrar una buena propina, y le dice:
- Listo, ya terminé señora. Pero, yo inmigrante de Polonia, conocer bien autos europeos, ese no ser un Porsche sino un Mercedes.

Tags: inmigrantes, coches, pintura, pintores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de borrachos, malos, matrimonios

Llega un tipo bien borracho a las 3:00 de la madrugada a su casa, mete la llave despacito sin hacer ruido para no despertar a su mujer.
Pero la mujer lo estaba esperando sentada en el sillón del living, cuando abrió la puerta esta le prendió la luz.
El borrachín al verse descubierto le dice:
Borrachín: Que..?
Esposa: Que de que..?
Borrachín: Que de que o que..?
Esposa: Que de que o que de que..?
Borrachín: Que de que o que de que o que..?
Esposa: Que de que o que de que o que por que..?
Borrachín: Que de que o que de que o que por que pero que..?
Esposa: Que ¿Donde andabas?!!
Borrachín: No, no, no.... no me cambiés la conversación.

Tags: absurdos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, buenos

Esto es un autobús repleto de viejecitos, que van de viaje a Lourdes.
Una viejecita le toca el hombro al chófer y le da un gran puñado de cacahuetes sin cáscara.
El chófer sorprendido le da las gracias y se los come con agrado.
Pocos minutos más tarde, la abuelita vuelve a venir, el chófer vuelve a agradecerle el gesto y se come los cacahuetes.
A los cinco minutos, la anciana viene de nuevo con otro puñado.
El chófer ya no puede comer más y le pregunta:
- Buena señora, es muy amable de su parte regalándome tantos cacahuetes, pero…… ¿usted no cree que, a lo mejor, sus cincuenta amigos y amigas les apetecerían también unos pocos?
- ¡ No se preocupe caballero!, no tenemos dientes para masticarlos y sólo chupamos el chocolate que los recubre!

Tags: chóferes, conductores, cacahuetes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+