XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de azafatas

Chiste de azafatas, ancianos, largos

Después de efectuado el despegue, el piloto del avión se dirige a los pasajeros por el altavoz:
- Estimados pasajeros, el vuelo se estima de 14 hrs. por favor mantengan sus cinturones abrochados y disfruten del vuelo.
Al terminar el rollo de siempre, olvida apagar el micrófono y empieza a decirle a su copiloto:
- ¡Ahora sí, nada más pongo el piloto automático, me echo una buena cagada, y luego me hago a la azafata!"
Al notar que todos los pasajeros escuchan el comentario, la azafata sale corriendo para avisar al capitán que apague el micrófono, cuando una ancianita sentada junto al pasillo le pone el bastón, tropieza y al !!SUELO!! La azafata, desconcertada, voltea a ver a la anciana, que le dice:
- ¡¡¡Quieta!!! Primero déjalo que cague.

Tags: aviones, capitanes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de internacionales, buenos

Un sevillano llega a Nueva York y cuando se le acaban los cigarrillos, va al bar de la esquina.
Sin saber inglés, con señas describe lo que quiere y trata de pronunciar. "Malboro".
La chica de la bodega se agacha a buscar los cigarrillos debajo del mostrador.. y se le escapa un "pedo".
Como si nada se levanta y pone el paquete en el mostrador y le dice: "Two fifty".
El sevillano indignado le contesta...
- ¿Tu fifty?...Tía cerda...!!!!, la del peo "Fifty tú...... !!!

Tags: pedos, tabaco, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, matrimonios

Una pareja de ancianos va a un restaurante de comida rápida. Con cuidado dividen en dos la hamburguesa y las patatas fritas que han pedido. Un camionero que los ve siente pena por ellos y se ofrece a comprarle a la esposa su propia comida.
- No se preocupe, dice el anciano, nosotros lo compartimos todo.
Unos minutos después, el camionero se da cuenta de que la esposa no ha probado bocado.
- De verdad no me importa comprarle la comida a su esposa, insiste el camionero.
- No se preocupe, ella comerá su parte, le asegura el anciano. Lo compartimos todo.
Poco convencido, el camionero le pregunta a la esposa:
- ¿Por qué no come?
- ¡Porque estoy esperando a que mi esposo me preste la dentadura!

Tags: dentaduras, restaurantes, hamburguesas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+