XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de drogas

Otros chistes

Chiste de largos, malos

Esto era vaquero que entra en un bar,al cabo de un rato sale y dice
- ¿Donde esta mi caballo? Como salga en un minuto y no encuentre a mi caballo voy a tener que hacer lo que hice en San Francisco.
Al cabo de un minuto vuelve a salir y dice
- ¿Donde está mi caballo? aquí no esta.
Y vuelve a decir
- Como mi caballo no este aquí en un minuto voy a tener que hacer lo que hice en San Francisco.
Al cabo de un minuto
- Muy bien mi caballo ya ha parecido así me gusta.
Y dice un tío del bar
- Creo que hablo en nombre de todo el pueblo, así que solo por curiosidad: ¿Qué fue lo que hizo en San Francisco?
- Pues.......................Que me fui a pie.

Tags: vaqueros, caballos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de profesiones

Un individuo que se apunta para un curso de aprendiz de
carnicero.
Se equivocan administrativamente y le apuntan a un curso de aprendizaje de talla de madera.
El monitor le entrega un tronco de madera y le dice con voz amigable:
- ¡Venga sáqueme de aquí un San José!
El tío, mordiéndose la lengua empieza a quitar madera con el cincel.
Al cabo de un buen tiempo regresa el monitor, y le encuentra prácticamente con una astillita de madera, y le pregunta:
- ¿Qué salió ya el San José?
- ¡No, todavía no, pero si está dentro tiene que estar a punto de salir!

Tags: carpinteros, carniceros, madera

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, animales

Había una vez dos bellísimas doncellas paseando por los alrededores de su castillo. De pronto, una de ellas escuchó una tímida voz que gritaba:
- ¡Ehhhh! ¡Mirad aquí abajo!
Las doncellas miraron y vieron un pequeño sapo a la orilla del foso.
- ¡Hola! -dijo el sapo-. En realidad soy un cantante, pero un genio malvado me ha convertido en un sapo. Si una de vosotras me besa, volveré a ser cantante y viviremos felices para siempre.
Entonces, la más bella de las dos doncellas lo cogió con la mano y se lo metió en el bolsillo.
- ¿Cómo es eso? -le pregunta la otra doncella-. ¿No vas a besarlo?
- ¿Estás de broma? -responde la bella-. ¡Puedes ganar mucho más dinero con un sapo que habla que con un cantante!

Tags: cuentos, sapos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+