XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de frikis

Chiste de informática, frikis

Un ingeniero de Microsoft, uno de Intel y un programador de Linux se encuentran en el lavabo. El de Microsoft acaba el primero, y a la hora de lavarse las manos lo hace a conciencia, con mucho jabón y agua, y para secarse usa un montón de toallitas de papel, y dice:
- Los de Microsoft, lo que hacemos lo hacemos bien.
El ingeniero de Intel, también se lava a conciencia, pero utiliza muy poca agua y muy poco jabón, y para secarse utiliza una esquinita de una toallita de papel. Cuando acaba dice:
- Los de Intel, además de hacerlo bien, lo optimizamos al máximo.
El programador de Linux, sin lavarse, mira a los otros dos y dice:
- Los de Linux no nos meamos en las manos...

Tags: Microsoft, Linux, intel, lavabos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de cortos, malos, animales, matrimonios, borrachos

Un borracho llega a su casa como una cuba... y llama a la puerta de su casa toc..toc..toc... y no le abren, se pone agritar a su mujer:
- ¡Golondrina hip...hip... ábreme la puerta, pichoncita,ábreme hip..hip.., la puerta; gorrioncillo pecho amarillo, ábreme la puerta hip..hip..,!
- En eso su mujer tiernamente le abre la puerta, al verla el
borracho la ve y la dice:
-¿Por qué no me abrías URRACA...?.

Tags: pájaros, maridos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, infidelidad, matrimonios

Estaba una mujer con su amante y de repente oye que el marido abre la puerta.
- ¡Date prisa! - le dice al tipo - ¡Quédate de pie en la esquina!
Rápidamente le frota aceite de bebé por todo el cuerpo y luego le espolvorea con polvos de talco.
- No te muevas hasta que te lo diga, le susurra ella, simula que eres una estatua.
- ¿Qué es esto, querida? - le pregunta el marido al entrar.
- ¡Ah, sólo una estatua!, responde ella con naturalidad-, los Pérez compraron una para su dormitorio, me gustó tanto que compré una para nosotros también.
No se habló más sobre la estatua, ni siquiera por la noche cuando se metieron en la cama. A las dos de la madrugada, el marido se levanta, va a la cocina y vuelve con un sandwich y un vaso de leche.
- Toma, le dice a la 'estatua', come algo. Yo me estuve como un idiota durante tres días en el dormitorio de los Pérez y nadie me ofreció ni siquiera un vaso de agua.

Tags: estatuas, maridos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+