XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de médicos

Otros chistes

Chiste de matrimonios, buenos

Una mujer un día se levanta por la mañana, despierta a su marido y le dice:
- Cariño, cariño!!!!…. he tenido un sueño maravilloso. He soñado que me regalabas un collar de diamantes y esmeraldas por mi cumpleaños. ¿Tú que crees qué querrá decir?
Y el marido le contesta:
- Pues te tendrás que esperar, lo sabrás el día de tu cumpleaños...
Llega el día del cumpleaños tan deseado por la esposa y el marido llega a casa con un paquete en la mano. La mujer, emocionada y sin poder esperar a que se lo de, se lo quita de las manos, rasga nerviosa el papel, abre rápidamente la caja y encuentra un libro titulado:
"El significado de los sueños."

Tags: sueños, libros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

El gitano en paro, roba naranjas para venderlas por la calle como “guachintonas” sin saber que eran amargas.
Todos los días cambiaba de sitio para que no le pillaran.
Un día se pone a pregonar: “Naranjas guachintonas mu ricas. ¿Quién quiere naranjas guachin? Baratas, a un euro los tres kilos. Vamos, que me las quitan
de las manos.
A esto que pasa un señor con su hijo y le pregunta al gitano: ¿Están buenas las naranjas?
“Güenísimas, super durses”, contesta el gitano.
Pues dele a probar a mi hijo a ver qué tal.
El hijo prueba un gajo y le dice al gitano:
“¡Me cago en...!”, cayéndole dos lagrimones como dos sartenes.
El gitano le dice al padre: “Es delicaillo er niño, ¿no?”.
Y contesta el padre: “¿Delicaillo?,... si era mudo.

Tags: mudos, naranjas, gitanos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, buenos, largos

Un señor odia al gato de su mujer porqué no hace más que arañarle a traición y decide hacerlo desaparecer. Lo mete en una bolsa y lo lleva en el coche a 20 kilómetros de su casa.
Cuando vuelve, el gato está sentado en el portal de la casa. Nervioso, el tipo repite la operación, pero ahora lo abandona a 40 kilómetros de su casa. Cuando vuelve, el gato otra vez está esperándolo en la puerta.
El hombre enfadado; agarra el gato, lo pone en el coche y recorre 93 kilómetros al este, 30 al norte, 27 al oeste y 25 hacia el sur... Suelta el gato y emprende el regreso a casa.
Al cabo de un rato, llama a su mujer por el móvil y le dice:
- Cariño, ¿el gato está por ahí?
- Acaba de llegar, ¿por qué, querido?
- Pon a ese desgraciado al teléfono, que me he perdido!!!

Tags: gatos, coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+