XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de zapatos

Chiste de suegras, infidelidad, buenos, largos, zapatos, infidelidad

Un señor entra a una zapatería y se le acerca el vendedor:
-Buenas tardes, ¿En qué puedo ayudarle señor?
-Quiero unos zapatos del número 42.
-Verá, señor, no es por llevarle la contraria, pero a simple vista puedo ver que usted calza almenos un 46.
-Eso no me importa, yo quiero un número 42, si no, no compro nada y me voy a otra tienda.
-Está bien (le contesta el vendedor con cara de asombro).
El dependiente le trae unos zapatos del número 42; el hombre se los prueba y le dice:
-Perfecto, me los llevo puestos.
Cuando va de salida del comercio, el vendedor se da cuenta de que el hombre va sufriendo porque los zapatos le aprietan mucho. El vendedor, intrigado de por que compró unos zapatos tan pequeños, se le acerca y le dice:
-Señor, disculpe, pero no me puedo quedar con la intriga, ¿cómo es que compra sus zapatos tan pequeños, si se ve que está sufriendo porque no le quedan bien?
- Mire, le voy a contar mi historia: mi mujer me engaña con un compañero de trabajo; mi hija es prostituta; mi hijo es yonki; mi suegra vive con nosotros y me tira en cara la culpa de todos los problemas familiares... ¡El único placer que tengo en esta vida es llegar acasa y quitarme estos malditos zapatos!

Tags: famílias, yonkis, zapatos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de infidelidad, largos, buenos, verdes

Una señora se va sin su esposo a un Congreso a Cuba.
Cuando llega al hotel de La Habana encuentra en su habitación a un negro de dos metros desnudo con unos atributos que quitan el sentido.
Hacen el amor una y otra vez hasta que amanece... ella le pregunta:
- Mi amor ¿cómo te llamas?
-No te lo pienso decir porque te reirías –contesta él-.
Y así día tras día durante una larga semana hasta que llega el día de regreso al pueblo, en España.
El "cubanito" la acompaña al aeropuerto. Y una vez más y antes de despedirse le pregunta:
- Por favor, no me dejes ir así, dime cómo te llamas.
- Prométeme que no te vas a reír –le dice- ... Me llamo Nieve.
La señora suelta una gran carcajada...
El cubano le dice
- Ves como te reíste...
Y responde la señora:
- No me reído de tu nombre, sino de la cara que va a poner mi marido cuando le diga que estuve una semana en Cuba con 35 centímetros de nieve.

Tags: cubanos, viajes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, buenos

- Luis, tómame de la mano.
A lo que Luis le responde: ¡No!
- Luis, abrázame.
A lo que Luis responde: ¡No!
- Luis, bésame.
A lo que Luis responde: ¡No!
- Pero Luis, si todas las parejas se toman de las manos, si todas las parejas se abrazan, si todas las parejas se
besan, ¿Por qué nosotros no?
A lo que Luis responde:
- ¡Porque nosotros somos una pareja de Guardia Civiles, Armando!

Tags: guardias, policías, parejas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, navidad, niños

Un niño le pregunta al otro:
- ¿Qué vas a pedirle a Papá Noel este año?
- Yo voy a pedirle una bicicleta, ¿y tú?
- Yo voy a pedirle un Tampax.
- ¿Un Tampax? ¿Y qué es un Tampax?
- No lo sé, pero en la televisión dicen que puedes ir a la playa todos los días, correr en bicicleta, ir a caballo, bailar, ir a la discoteca, hacer todo lo que quieras y sin que nadie se dé cuenta. ¿Que bueno no?

Tags: noel, regalos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos

Un individuo se acerca a la ventanilla de telégrafos a poner un telegrama:
El de la ventanilla le dice: ¿que texto desea enviar?
Ponga: Vadum,... Vadum, Vadum,... Vadum.
El funcionario cuenta los caracteres y le dice:
- Por el mismo precio puede poner algo mas de texto.
Después de quedarse un rato pensando le contesta:
- ¡Es que no se me ocurre nada!
El funcionario con cierta ironía le dice:
- Pues ponga otro Vadum.
- Ya pero es que perdería el sentido, ¿sabe?

Tags: telegramas, funcionarios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+