XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de absurdo

Otros chistes

Chiste de ancianos, buenos

Esto es un autobús repleto de viejecitos, que van de viaje a Lourdes.
Una viejecita le toca el hombro al chófer y le da un gran puñado de cacahuetes sin cáscara.
El chófer sorprendido le da las gracias y se los come con agrado.
Pocos minutos más tarde, la abuelita vuelve a venir, el chófer vuelve a agradecerle el gesto y se come los cacahuetes.
A los cinco minutos, la anciana viene de nuevo con otro puñado.
El chófer ya no puede comer más y le pregunta:
- Buena señora, es muy amable de su parte regalándome tantos cacahuetes, pero…… ¿usted no cree que, a lo mejor, sus cincuenta amigos y amigas les apetecerían también unos pocos?
- ¡ No se preocupe caballero!, no tenemos dientes para masticarlos y sólo chupamos el chocolate que los recubre!

Tags: chóferes, conductores, cacahuetes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos, profesiones

En un autobús repleto de gente hasta los topes un tío dice de pronto a voz en grito:
- ¡Me quedan tres paradas para bajarme!
La gente pasa de él y piensa que está un poco loco.
Al cabo de un rato:
- ¡Me quedan dos paradas para bajarme!
La gente empieza a mirar para otro lado.
- ¡Señores, que a la próxima me bajo!
La gente sigue pasando de él y finalmente dice:
- ¡Bueno, que ya me bajo en esta!
- Y a nosotros ¿qué nos importa?
- ¡Es que soy fontanero. Suelten ya la tubería que me la tengo que llevar!

Tags: autobús, fontaneros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de infidelidad, verdes, amigos

Se encuentran dos amigos y le dice uno al otro:
- No sabes lo que me pasó ayer. Llego a casa y me encuentro a mi mujer en la cama con un culturista. El caso es que para mi sorpresa el tío cachas va y me coge del cuello, me empuja a un rincón, me pinta una raya en el suelo y me dice: - Como pises esta raya, te mato. Y acto seguido se vuelve a la cama con mi mujer a continuar la faena.
- ¡Vaya situación! y tu, ¿qué hiciste?
- ¿Yo?... ¡Qué se creería ese tío!. ¡Cuando no miraba, pisaba la raya!

Tags: deportistas, culturistas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+