XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de acero

Otros chistes

Chiste de matrimonios, infidelidad

Hoy me levant√© temprano, me puse los calzoncillos largos, me vest√≠ con calma, me tom√© un caf√©, agarr√© mis ca√Īas de pescar, me fui silenciosamente al garaje, puse las ca√Īas en el maletero del coche y proced√≠ a sacarlo del garaje bajo una lluvia torrencial.
Estaba toda la calle inundada y el viento gélido soplaba a una fuerza sobrenatural.
Sin lugar a dudas, no era un buen día para salir a pescar. Por lo que decidí volver a guardar el coche en el garaje, puse la radio y me enteré de que el mal tiempo iba a durar todo el día.
Entré de nuevo en mi casa, me desvestí silenciosamente y me deslicé dentro de la cama. Despacito me acurruqué contra la espalda de mi mujer, puse mis manos en sus pechos y le susurré al oído:
- El tiempo afuera est√° horrible.
Ella me contestó medio dormida:
- Ya lo s√©. ¬ŅTe puedes creer que el gilipollas de mi marido se fue hoy pescar?

Tags: pesca, lluvia

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, verdes, matrimonios

Un hombre conoció una linda mujer y decidió casarse con ella inmediatamente.
Ella le dice:
- Pero no sabemos nada uno del otro...
El respondió:
- No hay problema, nos conoceremos con el tiempo.
Ella aceptó.

Se casaron y fueron a pasar la luna de miel en un lujoso apartamento. Cierta ma√Īana, estaban ambos recostados junto a la piscina, cuando √©l se levant√≥, subi√≥ al trampol√≠n de 10 metros realiz√≥ una perfecta demostraci√≥n de todos los saltos que existen y regres√≥ junto a la esposa.
Ella le dice:
- ¡Eso fue increíble!
- Fui campeón olímpico de saltos ornamentales. Te dije que nos conoceríamos con el tiempo- respondió él.
En eso, ella se levanta, entra en la piscina y comienza a nadar, ida y vuelta con impresionante velocidad. Despu√©s de 30 vueltas, sale y se va a recostar junto al marido, sin demostrar ning√ļn cansancio.
El dice:
- Estoy sorprendido!, ¬Ņfuiste nadadora ol√≠mpica?
- No, -explicó la dama- fui puta en Venecia y atendía a domicilio.

Tags: nadar

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+