XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de argentinos

Chiste de religión

Muere un ciudadano argentino y va al cielo. Un día mientras pasea por los alrededores, se topa con una casa muy pintoresca y decide visitarla. Ahí se encuentra con San Pedro, quien lo saluda y lo invita a un café. Mientras San Pedro trae el café, el argentino observa la casa, y ve que hay relojes por todas partes, y en cada reloj figura el nombre de un país. Intrigado el argentino le pregunta a San Pedro:
- D√≠game, por curiosidad... ¬Ņpara qu√© sirven estos relojes?
- ¡Aaah!, pues verás….. Estos relojes miden las cagadas que se cometen en cada país. Por cada cagada avanzan un minuto.
- Muy interesante, contesta el argentino. Veo que está el reloj de Alemania, Francia, Estados Unidos... y un sin fin de países, pero se detiene con una duda
- Esteee... disculpe que lo interrumpa otra vez San Pedro‚Ķ‚Ķ¬Ņy la Argentina por qu√© no est√°?
- No te fijaste bien,Argentina sí está, lo que pasa es que su reloj lo pusimos en el techo.
- ¬ŅEn el techo?- dice el tipo asombrado.
- Si, es que lo usamos de ventilador

Tags: relojes, argentinos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de Jaimito, ni√Īos, malos

Jaimito llega del colegio y le dice a su madre:
Mam√°, mam√°, hoy hemos aprendido en el colegio que el mundo da vueltas.
Por la tarde su madre lo manda a comprar, pasa 1 hora, 2 horas, tres horas, cuatro horas, y la madre viendo que no volvía se asoma por la ventana, y ve a Jaimito sentado en las escaleras de la entrada.
Sale y se sienta a su lado y le pregunta:
Jaimito, ¬ŅCu√°ndo vas a ir a comprar?
A lo que el ni√Īo responde:
Como el mundo da vueltas estoy esperando a que pase un supermercado por aquí.

Tags: colegios, mundo

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, matrimonios

Una pareja de ancianos va a un restaurante de comida r√°pida. Con cuidado dividen en dos la hamburguesa y las patatas fritas que han pedido. Un camionero que los ve siente pena por ellos y se ofrece a comprarle a la esposa su propia comida.
- No se preocupe, dice el anciano, nosotros lo compartimos todo.
Unos minutos después, el camionero se da cuenta de que la esposa no ha probado bocado.
- De verdad no me importa comprarle la comida a su esposa, insiste el camionero.
- No se preocupe, ella comer√° su parte, le asegura el anciano. Lo compartimos todo.
Poco convencido, el camionero le pregunta a la esposa:
- ¬ŅPor qu√© no come?
- ¬°Porque estoy esperando a que mi esposo me preste la dentadura!

Tags: dentaduras, restaurantes, hamburguesas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+