XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de ascensores

Chiste de borrachos, buenos

Dos borrachos le preguntan al barman d√≥nde queda el ba√Īo, el barman le dice:
- Por el pasillo a mano derecha, bajan dos escalones y ah√≠ est√°n los ba√Īos.
- Hip, ok gracias.
Cuando van por el pasillo uno le dice al otro:
- Oye, ¬ŅEra pa' la derecha o pa' la izquierda?
- El barman dijo pa' la izquierda.
Pero para el lado izquierdo estaban reparando un ascensor y se caen por el hueco y se dan una torta importante y uno se levanta, no sin esfuerzo y le dice al otro:
- Yo no sé tu, pero yo me voy a orinar aquí, yo no voy a bajar el otro escalón.

Tags: barman, ascensores, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de malos

Paco, el jorobado del pueblo, pasea por el campo y de pronto, un estruendo y aparece Lucifer:
- ¬°T√ļ! ¬ŅQu√© llevas en la espalda?
- Yo, yo... una joroba.
- Pues ¡¡¡flís, flas!!! ¡Ya no la tienes!
Y con un movimiento de manos la joroba desaparece.
Al día siguiente el jorobado se encuentra con su amigo Pepe, que es cojo.
- Pepe, tienes que creerme. El tipo hizo ¬°flis-flas! y
me ha quitado la joroba.
- Bueno, pues voy a ir yo, a ver si me quita la cojera.
Y Pepe va al mismo lugar del campo.
De pronto se oye el estampido y aparece Lucifer:
- ¬°T√ļ! ¬ŅQu√© llevas en Ia espalda?
- Yo... ¬ŅEn la espalda?... Nada.
- Pues.“ ¡¡¡flis, flas!!! ¡Ahí tienes una joroba!

Tags: jorobados, cojos, satan√°s, pueblerinos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de amigos, buenos

Una pareja de amigos cazadores se encuentra en el bosque dispuesta a practicar su deporte favorito cuando, de repente, uno de ellos cae desplomado al suelo, con los ojos en blanco y al parecer sin respiración. El otro cazador desenfunda rápidamente el teléfono móvil y llama a los servicios de emergencia:
-Oiga, mi amigo ha muerto, mi amigo ha muerto, ¬Ņqu√© puedo hacer?-pregunta desesperado.
La telefonista, con voz calmada, le responde:
-Tranquilícese. Yo estoy aquí para ayudarle. Y lo primero que debe hacer es asegurarse que su amigo esté realmente muerto.
Se hace un silencio en la línea y, al cabo de un rato, se escucha un tiro. El cazador vuelve a ponerse al teléfono:
-Bueno, eso ya est√° resuelto. ¬ŅY ahora qu√©?

Tags: cazadores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+