XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de atómica

Otros chistes

Chiste de animales, largos, buenos, verdes

Entra a un café un hombre llevando a un mono con una correa.
Se sienta, pide una bebida para él y un zumo de plátano para el mono.
El animal se toma el zumo, tira el vaso al suelo y comienza a correr por todo el bar, lanzando gritos y haciendo destrozos.Finalmente, llega a la mesa de billar, se para, ve la bola blanca que esta sobre el paño
de la mesa; la agarra y se la come.
El dueño del bar, enfurecido, le recrimina al hombre:
- Óigame, usted, ¡Ese mono suyo es un salvaje, primero me destroza el bar y después se come mi bola de billar! Los voy a echar a patadas a usted y a ese bicho de mierda.
El hombre, avergonzado, le dice al dueño:
- No se preocupe amigo, yo le pago por todos los daños.
Dicho esto, saca un fajo de billetes y se va.
Al cabo de una semana vuelven el hombre y su mono al mismo bar. El hombre pide un trago para él y un zumo de plátanos para el mono. El mono esta vez se comporta decentemente; se toma su trago y se pone a caminar mesa por mesa, pero sin romper nada. En esto que ve sobre una mesa un helado con una cereza encima. Agarra la cereza, la mira bien, y procede a metérsela en el culo con toda delicadeza. Se la saca, la vuelve a mirar, y se la come.
El dueño del bar, indignado, otra vez le recrimina al hombre:
- Oiga! Ese bicho asqueroso suyo es un inmundo!. ¿Vio lo que hizo? Delante de todos mis clientes, se mete una cereza en el culo y después se la come.
A lo que el hombre le contesta:
- Si, mire, tiene que comprenderlo, con lo que le costó cagar la bola de billar, ahora antes de comer cualquier cosa primero la mide.

Tags: frutas, monos, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos, animales

Un hombre al lado de un río que quiere atravesar, le pregunta a otro hombre que estaba al otro lado del río:
- ¿Es muy profundo este río? ¿Se puede pasar sin que me cubra?
- Sí, claro que sí, sin problema. Es un río muy seguro y tranquilo.
En esto que el hombre se mete todo dispuesto en el río, y de repente se le empieza a llevar la corriente río abajo. Cruza como puede nadando a la desesperada y sale del río, se dirige enfadadísimo hacia el hombre:
- Pero tú, desgraciado!! Cómo me dijiste que el agua no cubría y que se podía cruzar sin ningún problema el río!!??
- Ah... pues... hace unos minutos lo cruzó un patito y el agua no le cubría nada!

Tags: ríos, patos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de amigos, gays, verdes

Esto son cuatro amigos que quedan para verse en un bar.
Y va uno y propone:
- ¿Cómo van vuestros hijos?
(uno de los amigos se va al cuarto de baño por urgencia)
- Pues el mío va genial es director de una empresa de coches y gana un pastón que a su mejor amigo le regalo un coche.
-Pues el mío es un piloto de avión de una empresa conocida y también gana dinero, tanto que le regalo a su mejor amigo un avión.
-El mío es arquitecto y le regalo a su mejor amigo una casa.
Viene el que estaba en el baño y le dice otro:
-Y el tuyo:
-El mío qué.
- ¿Cómo va tu hijo?
-Pues el mi es un maricón y streeper, pero joder si tiene suerte el tío. Tanta que sus mejores amigos le regalaron en un bar gay un coche, una casa y un avión, fíjate si hace bien los bailes.

Tags: hijos, padres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de infidelidad, largos, buenos, verdes

Una señora se va sin su esposo a un Congreso a Cuba.
Cuando llega al hotel de La Habana encuentra en su habitación a un negro de dos metros desnudo con unos atributos que quitan el sentido.
Hacen el amor una y otra vez hasta que amanece... ella le pregunta:
- Mi amor ¿cómo te llamas?
-No te lo pienso decir porque te reirías –contesta él-.
Y así día tras día durante una larga semana hasta que llega el día de regreso al pueblo, en España.
El "cubanito" la acompaña al aeropuerto. Y una vez más y antes de despedirse le pregunta:
- Por favor, no me dejes ir así, dime cómo te llamas.
- Prométeme que no te vas a reír –le dice- ... Me llamo Nieve.
La señora suelta una gran carcajada...
El cubano le dice
- Ves como te reíste...
Y responde la señora:
- No me reído de tu nombre, sino de la cara que va a poner mi marido cuando le diga que estuve una semana en Cuba con 35 centímetros de nieve.

Tags: cubanos, viajes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+