XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de bajos

Chiste de buenos, verdes

Un hombre pequeño va en un ascensor. El ascensor se detiene en una planta y entra un tremendo negro. Éste mira al hombrecillo y ofreciéndole la mano, le dice:
- 2,10 metros, 125 kilos, un pené de 30 cms, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante La puerta.
El hombrecillo se desmaya y el hombre negro, sorprendido, le levanta y le despierta abofeteándole.
Entonces le pregunta:
- ¿Tienes algún problema?
A lo que el hombrecillo le contesta:
- ¿Podría repetir despacio lo que ha dicho?
El negro le mira desde arriba y le vuelve a decir:
- 2,10 metros, 125 kilos, un pene de 30 cms, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante Lapuerta.
Entonces ve que el hombrecillo da un respiro y dice:
- Gracias Dios mío, pensé que había dicho "Date la vuelta".

Tags: bajos, altos, superdotados

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de ancianos, matrimonios, verdes, malos

Una noche una pareja de mayorcitos estaba ya acostada en su cama.
El marido se estaba quedando dormido, pero su mujer se sentía romántica y quería conversar.
Le dijo: "Cuando me enamorabas, me agarrabas la mano..."
De mala gana, el marido se dio media vuelta, le agarró la mano por unos segundos y luego trató de dormirse otra vez.
En pocos momentos ella le dijo nuevamente: "Entonces me besabas..."
Algo molesto, se dio media vuelta otra vez y le dio un ligero beso en la mejilla y luego se acomodó para dormirse.
A los treinta segundos, ella le dijo: "Luego tú me mordías el cuello..."
Molesto, el marido tiró la ropa de cama y se levantó."¿Adónde vas?", le preguntó ella.
- ¡¡¡A buscar los dientes...!!!

Tags: abuelos, abuelas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de médicos, animales

Va un loco paseando por el psiquiátrico con una piedra atada a una cuerda. En esto que se le acerca el director del centro, que ya estaba harto de tanto loco, y le pregunta:
- Que, paseando al perrito, ¿no?
- Pero que perrito, no se da cuenta de que es una piedra?
- Muy bien, muy bien, para que vea que nosotros somos sensibles a las mejoras de nuestros pacientes le voy a dejar en libertad. Total que sale el loco a la calle con su piedra y vuelve la cabeza y dice:
- Ves lo que te dije, jimmy, si no ladrabas les engañaríamos!!!

Tags: locos, psiquiátricos, perros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+