XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de balas

Chiste de infidelidad, verdes

Un hombre entra en una tienda de armas y le pide al dependiente que le ense√Īe la mejor mira telesc√≥pica que tenga para su rifle.
- Esta es la mejor del mercado -le dice el dependiente- Tanto, que si mira hacia la cima de aquella monta√Īa podr√° ver en mi casa el nombre del perro en la caseta.
El hombre mira hacia la cima con la mira y empieza a reír.
- ¬ŅDe que se r√≠e? - pregunta el dependiente.
- Es que estoy viendo en el jardín a un hombre desnudo corriendo detrás de una mujer también desnuda.
El dependiente toma la mira, mira hacia su casa y empieza a enrojecer y echar humo por las orejas. Toma dos balas y se las da al hombre diciéndole:
- Vamos a hacer un trato. Le doy estas dos balas y, si acierta con una en la cabeza de mi mujer y con otra en las Bolas del hombre, le regalo la mira telescópica.
El hombre toma el rifle, pone el ojo en la mira y apunta hacia la casa.
Después de un momento de indecisión le dice al vendedor:
- Creo que puedo hacerlo de un solo tiro...

Tags: perros, armas, rifles, dependientes, balas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, verdes, matrimonios

Un hombre conoció una linda mujer y decidió casarse con ella inmediatamente.
Ella le dice:
- Pero no sabemos nada uno del otro...
El respondió:
- No hay problema, nos conoceremos con el tiempo.
Ella aceptó.

Se casaron y fueron a pasar la luna de miel en un lujoso apartamento. Cierta ma√Īana, estaban ambos recostados junto a la piscina, cuando √©l se levant√≥, subi√≥ al trampol√≠n de 10 metros realiz√≥ una perfecta demostraci√≥n de todos los saltos que existen y regres√≥ junto a la esposa.
Ella le dice:
- ¡Eso fue increíble!
- Fui campeón olímpico de saltos ornamentales. Te dije que nos conoceríamos con el tiempo- respondió él.
En eso, ella se levanta, entra en la piscina y comienza a nadar, ida y vuelta con impresionante velocidad. Despu√©s de 30 vueltas, sale y se va a recostar junto al marido, sin demostrar ning√ļn cansancio.
El dice:
- Estoy sorprendido!, ¬Ņfuiste nadadora ol√≠mpica?
- No, -explicó la dama- fui puta en Venecia y atendía a domicilio.

Tags: nadar

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+