XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de baños

Otros chistes

Chiste de médicos, animales

Va un loco paseando por el psiquiátrico con una piedra atada a una cuerda. En esto que se le acerca el director del centro, que ya estaba harto de tanto loco, y le pregunta:
- Que, paseando al perrito, ¿no?
- Pero que perrito, no se da cuenta de que es una piedra?
- Muy bien, muy bien, para que vea que nosotros somos sensibles a las mejoras de nuestros pacientes le voy a dejar en libertad. Total que sale el loco a la calle con su piedra y vuelve la cabeza y dice:
- Ves lo que te dije, jimmy, si no ladrabas les engañaríamos!!!

Tags: locos, psiquiátricos, perros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, religión

A fin de relajarse tras su ardua labor de predicar y obrar milagros, Jesús decide tomarse un descanso a orillas del mar de Galilea.
Durante una partida de golf con uno de los apóstoles, se encuentra con que ha de llevar a cabo un golpe complicado; Jesús lo hace mal y la pelota termina en el agua. Así que recurre a su truco habitual: camina sobre las aguas hasta donde está la pelota, se agacha y la recoge. Cuando Jesús intenta repetir el golpe, el apóstol le dice que es muy difícil:
- Sólo alguien como Tiger Woods puede conseguirlo;
Jesús le contesta
- Soy el hijo de Dios, puedo hacer cualquier cosa que haga Tiger Woods!
y repite el golpe. La pelota acaba de nuevo en el agua, de manera que Jesús vuelve a caminar sobre su superficie para recuperarla. En ese momento, pasa por allí un grupo de turistas americanos, y uno de ellos, al observar lo que ocurre, se vuelve hacia el apóstol y le dice:
- Dios mío, ¿quién es ese tipo? ¿Es que se cree Jesús o qué?
A lo que el apóstol le contesta:
- No, se cree Tiger Woods!

Tags: golf, deportes, Jesús

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de informática, buenos

En un coche hay tres ingenieros: uno es mecánico, otro electrónico y el último es informático.
De repente el coche se para, y el mecánico dice:
-Me bajo y le echo un vistazo a ver que pasa.
El ingeniero mira el motor, aprieta las tuercas, revisa la gasolina...
-Pues yo no he encontrado nada raro, dice.
-Espera que me bajo yo a ver si le falla algo eléctrico, dice el segundo.
El electrónico mira la conexión entre cables, la batería...
-Pues yo me he quedado igual, dice.
Y a esto salta el informático:
-Oye, ¿qué tal si probamos a bajarnos y a subirnos otra vez?

Tags: mecánicos, ingenieros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, malos, ancianos, amigos

Pepe y Manolo son dos amigos de la tercera edad que se veían en el parque todos los días para alimentar a las palomas, observar a las ardillas, discutir los problemas del mundo, etc. Pero un día Pepe no llegó.
Manolo no se preocupó mucho pensando que quizá estuvo resfriado o algo parecido. Pero después de una semana, Manolo realmente se preocupó, no sabía dónde vivía Pepe, por lo que no podía averiguar qué le había pasado.
Pasado un mes, Manolo fue al parque y sorpresa; allí estaba Pepe.
Manolo se alegró tanto de verlo que le dijo:
Por lo que más quieras Pepe, dime qué te pasó.
Pepe le contestó: He estado en la cárcel.
¿En la cárcel?, replicó Manolo. ¿Qué te pasó?
Bueno, dijo Pepe, ¿conoces a Angelines, la linda camarera rubia de la cafetería donde voy a menudo?
Claro, dijo Manolo... la recuerdo. ¿Qué pasa con ella?
Bueno, un día me demandó por violación. A mis 87 años, yo estaba tan orgulloso que... cuando fui al juzgado, me declaré culpable.
... Y el maldito Juez me condenó a 30 días de cárcel por mentiroso.

Tags: viejos, jueces

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, buenos

Un condenado a muerte está pasando su última noche en capilla. Recibe la visita del alcaide, quien se pone a dialogar amablemente con él.
-Bueno, ya sabes que a los condenados a muerte se les concede un último deseo. ¿Quieres alcohol?
-No, gracias.
-¿Cigarrillos quizá?.
-Tampoco.
-Bueno, di qué es lo que deseas.
-Me gustaría aprender el chino por correspondencia.

Tags: cárceles, chinos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+