XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de bombillas

Otros chistes

Chiste de verdes, buenos, largos, profesores

Es el primer día de clases, y la maestra presenta a Susuki, hijo de un empresario japonés, a los chicos de
sexto grado:
La maestra les dice:
- Empecemos repasando un poco de historia americana. ¿Quién dijo 'Denme la libertad o denme la muerte'?
La clase se quedó callada, excepto por Susuki: 'lo dijo Patrick Henry,1775'
- Muy Bien! ¿Quién dijo 'el gobierno del pueblo, para el pueblo no debe desaparecer de la faz de la tierra'?
De nuevo, ninguna respuesta de la clase, salvo Susuki: 'Abraham Lincoln, 1863'
La maestra, asombrada, les dice:
- Chicos, debería darles vergüenza. Susuki, que es nuevo en nuestro país sabe más de nuestra historia que ustedes...
La maestra alcanza a escuchar un susurro: 'a la mierda con los malditos japoneses!'
- ¿Quién dijo eso? Preguntó la maestra...
Nuevamente Susuki levanta su mano y dice: 'General Mc Arthur, 1942 y Lee Iacocca, 1982'.
La clase queda muda y uno de los chicos alcanza a decir: 'Voy a vomitar...'
La maestra trata de ver quién fue el irrespetuoso:
-Ya está bien, ¿Quién dijo eso?
Y Susuki dice 'George Bush padre al Primer ministro japonés, 1991'
Uno de los alumnos, animado, le grita desde el fondo: 'Chúpate esa!'
Susuki, casi saltando en su silla, le dice a la maestra: 'Bill Clinton a Mónica Lewinsky. 1997'!

Tags: japoneses, colegios, frases

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, matrimonios

Una pareja de ancianos va a un restaurante de comida rápida. Con cuidado dividen en dos la hamburguesa y las patatas fritas que han pedido. Un camionero que los ve siente pena por ellos y se ofrece a comprarle a la esposa su propia comida.
- No se preocupe, dice el anciano, nosotros lo compartimos todo.
Unos minutos después, el camionero se da cuenta de que la esposa no ha probado bocado.
- De verdad no me importa comprarle la comida a su esposa, insiste el camionero.
- No se preocupe, ella comerá su parte, le asegura el anciano. Lo compartimos todo.
Poco convencido, el camionero le pregunta a la esposa:
- ¿Por qué no come?
- ¡Porque estoy esperando a que mi esposo me preste la dentadura!

Tags: dentaduras, restaurantes, hamburguesas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+