XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de campesinos

Chiste de buenos, largos, animales

Había una vez un rey que quería ir a pescar. Llamó al meteorólogo real y preguntó por el pronóstico del tiempo para las próximas horas. El meteorólogo le aseguró que no había ninguna posibilidad de lluvia en los próximos días.

Así que el rey fue a pescar con su esposa, la reina. En el camino se encontró con un granjero que iba en su burro. Al ver al rey, el granjero le dijo:
- Su Majestad, debe regresar al palacio de inmediato porque en poco tiempo una gran cantidad de lluvia caerá en esta zona.

El rey hizo caso omiso confiando en su pronosticador profesional del tiempo. Así que siguió su camino.

Poco tiempo después una lluvia torrencial cayó del cielo. El rey y la reina quedaron totalmente empapados y su séquito se rió al verlos en ese estado tan vergonzoso.

Furioso, el rey regresó al palacio y dio la orden de despedir al profesional. Entonces convocó al granjero y le ofreció el prestigioso y muy bien pagado trabajo de pronosticador real.

Pero el granjero le contestó:
- Su Majestad, no sé nada de previsiones, obtengo mi información de mi asno, si veo las orejas de mi asno caer, significa con certeza que lloverá.

Así que el rey contrató al burro. Y así comenzó la práctica de contratar burros para trabajar en el gobierno y ocupar las posiciones más altas e influyentes.

Tags: reyes, burros, campesinos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos

Viajaba en un autobús una comisión especial de Diputados de todos los partidos para analizar los problemas agrarios del país.
En una de las tantas curvas el conductor del autobús pierde el control y caen por un barranco.
Después de algunas horas llegan al lugar de los hechos, ambulancias, Guardia Civil, Ejército, para tratar de dar auxilio a los lesionados, pero se dan cuenta de que no hay ninguna persona entre los restos del autobús.
Por lo tanto empiezan las investigaciones.
La Guardia Civil localiza cerca de donde ocurrió el accidente una casa, y allí se dirigen a pedir informes.
Sale un campesino de la casa a recibirlos, y le preguntan:
- ¡Oiga, Usted! ¿Vio a los políticos que se accidentaron?
- ¡Sí, sí los vi! ¡Y ya les di cristiana sepultura!
- ¿No me diga que todos estaban muertos?
- ¡Bueno... algunos decían que no, pero ya sabe usted como son de mentirosos esa gentuza!

Tags: política, campesinos, políticos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, borrachos

Llega un campesino a un bar con una radio bajo el brazo ofreciéndola en venta. En una mesa cercana hay varios hombres que al verlo tan humilde se proponen quitarle la radio sin pagarle un centavo. Uno de los hombres le comenta a los otros:
- Os aseguro que con unas cervezas encima, ese campesino terminará rebajando el coste de la radio hasta casi nada.
Por lo que lo invitan a sentarse con ellos. Entonces, preguntan al campesino:
- ¿En cuánto nos vendes tu radio?
- 30 euros, responde de manera ingenua.
- Ok, vamos a tomarnos unas cervezas y luego hablamos.
Al cabo de un rato ya se han tomado varias cervezas cada uno y le vuelve a preguntar:
- Y entonces, ¿En cuánto la vendes?
- Bueno, dame 10 euros - responde el campesino.
- Me parece mejor. ¡Vamos, te invito a otras cervezas!
Luego de un buen rato le pregunta nuevamente al campesino,
- Y ahora, ¿En cuánto me la vendes?
- Dame 5 euros para poder irme a mi casa.
El hombre, viendo la posibilidad de quedarse con la radio, decide continuar con la ronda de cervezas y luego de otro buen rato insiste:
- Y ahora campesino, ¿En cuánto me lo vendes?
A lo que el campesino responde:
- Te voy a decir la verdad, yo quería vender la radio para beber cerveza pero, como ya estoy borracho he decidido no venderla e irme ya a mi casa.

Tags: campesinos, dinero, radios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de ladrones, largos, buenos

Sherlock Holmes y su inseparable compañero el Dr. Watson se fueron a pasar unos días de acampada. Tras una buena cena y una botella de vino, se desearon buenas noches y se acostaron en sus respectivos sacos de dormir.
Pasadas unas horas, Holmes se despertó y llamó, dándole un golpe con el codo, a su fiel amigo:
-Watson, mira el cielo y dime: ¿qué es lo que ves?
Watson oberva el cielo y le contesta:
-Veo millones de estrellas...
-Y eso, ¿qué te indica? Volvió a preguntarle Holmes.
Watson pensó por unos instantes y plenamente convencido y decidido a impresionar a su amigo con sus dotes deductivas, contestó:
-Desde un punto de vista astronómico, me indica que existen millones de galaxias y, por lo tanto, billones de planetas.
-Astrológicamente hablando, me indica que Saturno está en conjunción con Tauro.
-Cronológicamente, deduzco que son en estos momentos aproximadamente las 2:15 de la madrugada.
-Teológicamente, puedo ver que Dios es todopoderoso y que nosotros somos pequeñísimos e insignificantes .
-Meteorológicamente, podría afirmar que mañana gozaremos de un hermoso día soleado.
-Y a usted, ¿que le indica mi querido Sherlock?
Tras un corto silencio, Holmes le contestó:
- Watson, que eres cada día más estúpido.
¡¡Nos han robado la tienda de campaña!!.

Tags: Sherlock, Watson, estrellas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de internacionales

En el funeral de un albañil mexicano fallecido en la construcción del gran muro americano, un hombre desconocido por la familia llora amargamente, se le acerca la mujer del difunto, y dice:
– ¿Era usted amigo suyo?
– Sí.
– ¿Estaba usted a su lado cuando murió?
– Sí, de hecho sus últimas palabras fueron para mí.
– ¿Ah, sí? ¿y cuáles fueron?
– Mariano, ¡no muevas el andamio!

Tags: Donald, DonaldTrump, Trump, méxico, muro, funeral

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, malos

Va una mujer en el tren de Cádiz a Madrid con un niño recién nacido, y le está intentando dar la teta:
- Mama: que si no se lo doy a ese señor.
El señor escuchando y mirando expectante.
-Mama: mira que se lo doy a ese señor.
El señor piensa:
- A ver si me lo da ya
A las dos horas lo mismo, le dice el señor a la señora:
- Oiga mire a ver si se decide el niño que estamos en Cuenca y me tenía que haber bajado en Madrid.

Tags: trenes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+