XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de caníbales

Chiste de buenos, largos

Iba un hombre caminando por la selva, cuando de pronto lo rodea un grupo de salvajes caníbales, y se veía que no tenían muy buenas intenciones.
- ¡Ya estoy muerto!
En eso, el cielo se abre, aparece un rayo de luz y se escucha una voz profunda que le dice:
- No, todavía no, lo que debes hacer es quitarle la lanza al jefe caníbal y clavársela a su hijo en el corazón.
Entonces, el hombre pelea con el jefe, le quita su lanza y se la clava en el pecho al pequeño que estaba junto a él, ante el asombro de todos los caníbales. El hombre mira al cielo otra vez, y vuelve a escuchar la voz:
- Ahora sí ¡Ahora si que estás muerto!

Tags: caníbales, Dios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de matrimonios, verdes, buenos

Va un hombre por la playa con su mujer, y ella le pide que le compre un bikini, a lo que él le dice:
-Con ese cuerpo de lavadora, ni lo pienses.
Siguen caminando y le insiste la mujer:
- Bueno, cómprame ese vestido.
Y repite el esposo:
- Con ese cuerpo de lavadora ni lo pienses.
Pasa el día y por la noche, ya en la cama, el marido le dice a la esposa:
- Entonces que, vieja ¿echamos a andar la lavadora?
Y la mujer le dice:
- Para ese mugre trapito, mejor lávalo a mano.

Tags: lavadoras, bikinis

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, matrimonios, infidelidad

Se encuentran dos viudas en un cementerio; una muy feliz limpiando la lápida de su marido y cantando como loca.
La otra muy triste, llorando desconsoladamente...
Al rato, la desconsolada mira a la contenta y le pregunta:
- ¡Ay, señora!, ¿cuánto tiempo hace que enviudó?
- Seis meses, respondió en tono alegre la otra.
- Y ¿cómo hace para estar tan feliz si yo llevo 3 años y no he podido superar esta pena?
- ¡Ay, hija mía! porque después de muchos años, es la primera vez que sé dónde está y quién se lo está comiendo.

Tags: cementerios, viudas, tumbas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+