XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de capitán

Otros chistes

Chiste de Jaimito, niños, buenos, profesores

Estamos en Septiembre y han comenzado de nuevo las clases. Una maestra, delicada ella, trata de que a los niños no les resulte muy traumática la vuelta al cole y saca el tema de las vacaciones.
- Y ahora me váis a hacer un dictado de las frases que yo ponga en la pizarra, corrigiendo las falta que yo ponga. Escribe en la pizarra: ‘En estas vacaciones me he havurrido mucho’.
- A ver Jaimito, ¿qué faltas ves tú?
- Te faltó un novio, seguro -, contesta.

Tags: novios, vacaciones, ortografía

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, buenos, borrachos

Entra un hombre borracho a un bar, se sienta en una mesa y empieza a gritar fuerte:
- ¡Camarera, hip, cabbbmmmarera, hip!
- Señor, por favor compórtese, ¿qué desea?
Entonces el hombre saca unos pollitos de los bolsillos, los pone sobre la mesa y dice:
- Tráigame una botella de whisky para mí y para mis sobrinos.
La mujer queda muy asombrada, pero le trae la bebida. Al rato vuelve a llamar el hombre:
- ¡Camarera, una botella de tequila para mí y para mis sobrinos!
Al rato nuevamente:
- ¡Camarera, un champagne para mí y para mis sobrinos!
Entonces la mujer se acerca y le dice:
- Escúcheme, usted ha bebido de más pero no me va a decir que cree que esos pollitos son sus sobrinos.
- Por supuesto que sí, los encontré en la calle y me decían: “Tío, tío, tío, tío”.

Tags: sobrinos, tíos, camareros, bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos, varios

Recientemente, estaba sentado en un bar y de repente sentí la impetuosa necesidad de tirarme un pedo.
La música estaba realmente muy alta por lo que, decidí programar mi pedorreta al ritmo de la música.
Luego de 2 canciones, ya me sentía mucho mejor así que, procedí a terminar mi café. Entonces me di cuenta que, toda la gente a mi alrededor me estaba mirando... fue cuando recordé que, estaba escuchando mi ipod!!!

Tags: ipod, música, pedos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+