XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de carabelas

Otros chistes

Chiste de profesiones, funcionarios

Un empleado del gobierno contrata a un hombre rubio para que pinte las líneas de la calle.
El primer día el rubio pinta 10 Km. y el jefe queda contento.
El segundo dia el rubio pinta 5 Km. y el jefe no dice nada.
El tercer día el rubio pinta 2 Km. y el jefe no dice nada.
El cuarto día sólo pinta 10 metros y el jefe enojado le pregunta:
¬ŅC√≥mo es posible que el primer dia pinte 10 kil√≥metros y hoy solo diez metros?
‚ÄúPues es natural‚ÄĚ, contesta el rubio ‚Äúcada d√≠a el bote de pintura me queda m√°s lejos‚ÄĚ
Saludos…

Tags: rubios, pintura

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de militares

Resulta que un chico de Torrejón de Ardoz llega a su casa un mediodía sin ánimo de comer y sin apetito.
-El padre se lo mira muy serio y preocupado, porque el chico llevada dos meses haciendo el Servicio Militar, y le dice:
- ¬°Ni√Īooo! ¬ŅTan malamente se est√° en "Paracas"? que vienes desganao, que no duermes apenas, que te pasas las noches en vela y que encima no comes.
- ¬°Hombre, papaaaa! Son unas experiencias muy duras. Hay un capit√°n all√≠ que es muy severo y el hombre cuando estamos a dos mil pies en el helic√≥ptero y est√° todo el mundo preparado con la mochila para saltar, me ve la cara de miedo, y esta ma√Īana ¬Ņqu√© te crees que me ha dicho?
- ¡Cuéntame mi arma!, le dice el padre.
- ¬°¬°¬°¬°¬°O saltas ahora mismo o te violo!!!!!
- ¬ŅY saltaste? prosigue el padre.
- ¬°Oye papaaa!, al principio un poquito.

Tags: mili, padres, hijos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, infidelidad

La se√Īora llega a casa de su hija y encuentra a su yerno furioso preparando una maleta.
- ¬ŅQu√© pasa?- pregunta ella.
- ¬ŅQue qu√© pasa? ¬°Le voy a decir exactamente lo que pasa, se√Īora! Le mand√© un e-mail a Catalina dici√©ndole que hoy regresaba a casa de mi viaje de trabajo. Llegu√© a casa y ¬Ņpuede adivinar lo que me encontr√©?... A mi esposa, s√≠, ¬°su hija!, con un hombre desnudo en nuestra cama. Este es el fin de nuestro matrimonio. ¬°Yo me largo de aqu√≠ para siempre!
- ¡Cálmate! - dice la suegra. - Hay algo que no me cuadra. Catalina nunca haría una cosa de esas. Yo la crié y la conozco bien. Espera un momento mientras
yo averiguo qué fue lo que pasó.
Un momento después regresa la suegra con una sonrisa enorme.
- Ya ves, te dije que tenía que haber una explicación lógica y la hay, lo que pasa es que ¡Catalina no recibió tu e-mail!

Tags: email, suegras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, largos, buenos

Un tipo va al √Āfrica y, para no sentirse tan solo, decide llevar a su perro, un chihuahua mariquita. El primer d√≠a del safari, el animal, muy contento, se pone a corretear detr√°s de las mariposas y cuando menos se lo esper√≥ ya se hab√≠a separado del grupo.
El chihuahua, desesperado, empezó a buscarlos cuando, en eso, ve que una pantera muy enfurecida se dirigía hacia él dispuesta a comérselo.
Asustado, rápidamente piensa qué hacer; ve unos huesos que estaban junto a él y los empieza a morder con mucha ferocidad. Justo cuando la pantera lo iba a atacar, el perro exclama:
- ¡Mmmmmm, qué rica pantera me acabo de comer!
La pantera, al escuchar eso, se frena con estruendo y huye muy asustada mascullando:
- ¡Jodido perro, por poco me come a mí también!
Pero arriba de un √°rbol, estaba un mono cabr√≥n que vio todo lo que hab√≠a pasado. √Čste se baja muy r√°pido y va tras la pantera para contarle todo lo que vio. Al escuchar aquello, la pantera, muy enojada, le ordena al mono:
- S√ļbete, vamos a buscar a ese maldito perro para ver qui√©n se come a qui√©n.
El perro mariquita se da cuenta que la pantera viene, con el simio trepado, dispuesta a todo. En un instante, el perro adivina que el mono fue con el chisme pero en lugar de correr, se da la vuelta como si no hubiera visto nada y se pone a leer un periódico. Cuando la pantera ya lo iba a atacar, el perro se queja:
-¡Puto mono de los cojones!!!, hace como media hora que lo mandé por otra pantera y todavía no regresa!

Tags: panteras, perros, monos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+