XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de caramelos

Otros chistes

Chiste de buenos, largos, profesiones

Un pasajero le toca el hombro al taxista para hacerle una pregunta.
El taxista grita, pierde el control del coche, casi choca con un camión, se sube a la acera y se mete en un escaparate haciendo pedazos los vidrios.
Por un momento no se oye nada en el taxi, hasta que el taxista dice:
- Mire amigo, jamás haga eso otra vez!!!. Casi me muero del susto!!!!.
El pasajero le pide disculpas y le dice:
- No pensé que fuera a asustarse tanto si le tocaba el hombro.
El taxista le dice:
- Lo que pasa es que es mi primer día de trabajo como taxista.
- ¿Y qué hacía antes?.
- Fui chófer de un coche funerario durante 30 años.

Tags: taxistas, funerarias

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de profesiones

Un día el jefe de una estación ferroviaria hablando con uno de los empleados, le pregunta:
- Dígame, ¿usted qué haría si ve que dos trenes van a chocar?
- Avisarles por la radio o con banderas para que cambien de carril - responde muy seguro el empleado.
- Y, ¿si no tuviera ni radio ni banderas? -insistió el jefe.
- Pues, entonces llamaría a mi primo.
- Ajaaaa, ¿su primo sabe del tema?
- No, es que nunca ha visto un choque de trenes.

Tags: trenes, jefes, choques, radios, banderas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Llega Tomás a un hotel y pide habitación.
El encargado le dice que sólo tiene una cama en un cuarto compartido, la cual nadie quiere porque el otro huésped ronca muy fuerte.
Tomás le responde que no hay problema y decide compartir la habitación.
A la mañana siguiente el encargado le pregunta si durmió bien.
- Perfectamente -responde Tomás.- ¡Muchas gracias!
- ¿Y el señor de los ronquidos?
- Mire, apenas entré en la habitación, le di un beso en la mejilla y una palmadita en la nalga. ¡¡¡Y se pasó toda la noche con los ojos abiertos y con el culo pegado a la pared!!!

Tags: hoteles, ronquidos, habitaciones, hombres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+