XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de carteros

Chiste de buenos, animales

Entra un cartero en una casa, y encuentra un cartel que dice, "Cuidado con el loro".
El cartero hace caso omiso y contin√ļa caminando, y encuentra otro cartel que dice, "No moleste al loro".
El cartero un poco asustado abre la puerta, y ve un lorito peque√Īo y viejo, con un cartel que dice, "Loro peligroso".
El cartero riéndose toca la jaula para saludar al lorito, el loro mira hacia abajo y dice a su perro:
- ¬°Dogo, ataca!

Tags: loros, carteros, perros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, infidelidad

Un t√≠o lleva tres horas pescando sin ning√ļn resultado, en esto que viene el cartero del pueblo, mete la mano en el agua y empieza a sacar truchas una tras otra.
- Pero bueno! Como puede hacer eso!
- No, yo es que las pesco con la mano.
- Pero eso tendr√° truco, no?
- Bueno, como usted me ha ca√≠do bien le dir√© el truco. Lo √ļnico que tiene que hacer usted es meterle la mano ah√≠ mismo a su mujer y despu√©s venir a pescar. Al meter la mano en el agua los peces se sienten atra√≠dos y los puede coger con la mano.
- Gracias, gracias.
Total, que el tío recoge los aparejos de pesca y vuelve antes de tiempo a casa para hacer la prueba. Su mujer esta limpiando los cristales y el tío llega por detrás y le mete la mano por debajo de la falda en el lugar correspondiente. La mujer dice:
- Ay, carterito! Que juguetón estas hoy!

Tags: carteros, pesca, pescadores, pescado

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de buenos, vascos

Un lechero vasco que se est√° muriendo en el hospital re√ļne a sus dos hijos, su hija y su esposa y, rodeado por todos ellos y su enfermera, les reparte su herencia.
Dice a su hijo mayor:
- A ti, Pedro, te dejo las casas del Norte.
- A ti, hijita, te dejo todos los apartamentos de la zona Sur.
- A ti, Carlitos, por ser mi hijo menor, con un gran porvenir, te dejo las oficinas del Centro.
- Y a ti, mi querida esposa, el edificio del Barrio las Cumbres, al Oeste de la ciudad.
La enfermera, impresionada, le dice a la esposa:
-Se√Īora, su esposo es muy rico; les est√° dejando muchas propiedades.
Y la esposa, sin perder el tiempo le responde:
- ¡Qué rico ni qué ni nada! ¡Esas son las rutas por donde reparte la leche... !

Tags: herencias, famílias, hospitales, enfermeras, leche

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+