XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de catedráticos

Chiste de profesores, buenos

Llega un nuevo profesor a la universidad, trajeado y vistoso, a impartir un curso de fisica fundamental. Desde la tarima popone a sus alumnos el siguiente problema:
- Teniendo en cuenta el volumen que ocupan ustedes (yo no, que para eso soy catedrático), la velocidad del rayo lumínico solar, la aberración del polvo desplazado por la tiza y las vibraciones emitidas por mis cuerdas vocales, calculen la edad que tengo.
Todos los alumnos tiemblan ante el problema, excepto uno que levanta la mano y dice de inmediato: "cuarenta y cuatro".
El catedrático se sorprende y pregunta:
- Y usted, ¿cómo lo sabe?
- Muy fácil. Tengo un hermano que tiene 22 y es medio gilipollas.

Tags: físicos, locos, catedráticos, universitarios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de buenos, largos

Un hombre ciego entra en un "bar de chicas" por equivocación. Se las apaña para llegar hasta la barra y pide una copa, y tras estar un rato sentado en la tabureta le grita al camarero:

- Eh, tú, te gustaría oír un buen chiste de rubias?

Inmediatamente se hace un silencio total en el bar y con una grave, profunda y áspera voz, la mujer que esta sentada junto a el le dice:

- Antes de que cuente ese chiste, señor, y en atención a su minusvalía física que le impide ver, creo que lo justo es que le advierta de cinco cosillas: - Que la camarera es rubia. Que el portero del bar es una mujer rubia. Que yo mido un metro ochenta, peso 80 kilos, soy cinturón negro de kárate y tengo el pelo rubio. Que la mujer que esta conmigo es levantadora de pesas y es rubia; y que la dama que esta sentada al otro lado de usted es una luchadora profesional y también es rubia. Y ahora que sabe eso, piénselo cuidadosamente. ¿De verdad todavía quiere contar ese chiste?

El ciego piensa durante un par de segundos, menea la cabeza y contesta:
- Naaa... Pues no lo cuento....Paso de tener que explicarlo cinco veces!

Tags: rubias, mujeres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, animales, infidelidad

Llega el marido a casa con un arañazo en el cuello que le había hecho su amante en un momento de pasión, en eso que el hombre pensando pensado que excusa va a poner se le ocurre una idea, le da una patada al gato y este grita “Miiiiauuu”, la mujer lo oye y le pregunta:
- ¿Qué ha pasado mi amor?
- Este gato loco que me ha saltado a la cara y me ha arañado en el cuello
Y la mujer contesta:
- Dale un buen escarmiento que a mi me ha arañado en la teta

Tags: gato, tetas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, suegras, largos, buenos

Tras casi un año de salir con mi novia, el próximo mes me caso! La madre de mi novia o futura suegra es genial (además de estar terriblemente buena). Ella solita se ha ocupado de organizar toda la boda: iglesia, música, fotógrafo, banquete, flores, etc.

Hace poco me llamó y pidió que fuera su casa para revisar la lista de Invitados y anular algunos de los de mi familia pues estaba superando nuestras previsiones.

Cuando llegué, revisamos la lista y la rebajamos justo por debajo de los ciento cincuenta invitados. Fue entonces cuando me dejó boquiabierto: me dijo que siempre le había resultado un hombre muy atractivo, que dentro de un mes ya sería un hombre casado y que antes de que ello ocurriera, quería tener sexo salvaje conmigo.

Entonces se levantó, caminó sensualmente hacia el dormitorio y me susurró que yo sabía donde estaba la puerta de salida si lo que quería era marcharme.

Me quedé de pie, inmóvil, aproximadamente unos tres minutos y finalmente decidí que sabía perfectamente qué camino tomar.

Me dirigí corriendo a la puerta, salí a la calle y... ya afuera, apoyándose en el capó de mi coche estaba su marido sonriente. Creo recordar que me explicó que únicamente querían estar seguros de que su querida hija se casaba con el hombre adecuado y se les ocurrió esta pequeña prueba que yo felizmente había superado con éxito.

Me tomó del hombro, y después me abrazó sin yo poder reaccionar ni hablar aún aturdido por las emociones.

CONCLUSIÓN: "Menos mal que fui a buscar los condones al coche, que si los llego a tener encima... "

Tags: coches, preservativos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+