XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de catedráticos

Chiste de profesores, buenos

Llega un nuevo profesor a la universidad, trajeado y vistoso, a impartir un curso de fisica fundamental. Desde la tarima popone a sus alumnos el siguiente problema:
- Teniendo en cuenta el volumen que ocupan ustedes (yo no, que para eso soy catedrático), la velocidad del rayo lumínico solar, la aberración del polvo desplazado por la tiza y las vibraciones emitidas por mis cuerdas vocales, calculen la edad que tengo.
Todos los alumnos tiemblan ante el problema, excepto uno que levanta la mano y dice de inmediato: "cuarenta y cuatro".
El catedrático se sorprende y pregunta:
- Y usted, ¿cómo lo sabe?
- Muy fácil. Tengo un hermano que tiene 22 y es medio gilipollas.

Tags: físicos, locos, catedráticos, universitarios

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de profesores, buenos

Llega un nuevo profesor a la universidad, trajeado y vistoso, a impartir un curso de fisica fundamental. Desde la tarima popone a sus alumnos el siguiente problema:
- Teniendo en cuenta el volumen que ocupan ustedes (yo no, que para eso soy catedrático), la velocidad del rayo lumínico solar, la aberración del polvo desplazado por la tiza y las vibraciones emitidas por mis cuerdas vocales, calculen la edad que tengo.
Todos los alumnos tiemblan ante el problema, excepto uno que levanta la mano y dice de inmediato: "cuarenta y cuatro".
El catedrático se sorprende y pregunta:
- ¿y usted, cómo lo sabe?
- Muy fácil. Tengo un hermano que tiene 22 y es medio idiota.

Tags: ciencias, matemáticas, física

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, religión

Esto es un granjero que va a la iglesia y le dice al cura:
- Señor cura, ¿me presta su loro?
- Vale pero no le enseñes palabrotas.
- Vale
Va el granjero andando y empieza a llover y dice:
- Joé, ¡cómo llueve!
... y el loro se lo queda en la mente.
Pasa delante de un toro que esta durmiendo y dice:
- Cogerle de las pelotas a ver si se levanta.
... y el loro se lo queda en la mente.
Sale un rebaño de ovejas
corriendo y dice:
- Corred putillas, corred que ya os alcanzaré.
... y el loro se lo queda en la mente.
El granjero le devuelve el loro al cura.
Llega el domingo y el cura bebe el vino y dice el loro:
- Joder, ¡cómo llueve!
... y el cura se desmaya.
Y dice el loro:
- Cogerle de las pelotas a ver si se levanta
... y salen las monjas corriendo.
Y grita el loro:
- Corred putillas, corred, que ya os alcanzaré...

Tags: curas, loros, monjas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de vecinos, internacionales, largos, buenos

Un tipo fue a visitar a su amigo y vecino japonés que había sido víctima de un grave accidente automovilístico. Estaba en la UCI.
Al llegar encontró al nipón todo entubado. Un tubo por aquí, un tubo por allá… Cables por todas partes.
Se quedó allí parado, en silencio, al lado de la cama del amigo de ojitos rasgados, que se hallaba sereno y reposando con todas aquellas mangueras conectadas
a su frágil cuerpo. De repente, en un momento dado, el japonés despierta y con los ojos casi fuera de órbita, grita:
 - ¡ SAKARO AOTA NAKAMY ANYOBA, SUSHI MASHUTA!
Dicho esto, suspiró y pasó a mejor vida.
Las últimas palabras de su amigo muerto, quedaron grabadas en la mente de nuestro protagonista. En el funeral del japonés, el individuo en cuestión se
aproximó a la madre y a la viuda y les dijo abrazándolas:
 - Señora Fumiko y señora Shakita, nuestro querido Fuyiro, segundos antes de su fallecimiento, me dijo estas palabras que no consigo olvidar:  ” ¡ SAKARO
AOTA NAKAMY ANYOBA, SUSHI MASHUTA!”   Y no sé qué quieren decir.
La madre de Fuyiro se desmayó casi al instante, y la viuda miró asustada al vecino.
El tipo insiste:
 - ¿Qué quieren decir esas palabras, señora Shakita.
La viuda lo miró con rabia y respondió:
- "¡NO PISES LA MANGUERA DEL OXÍGENO, ANIMAL!"

Tags: entierros, funerales, idiomas, japoneses

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+