XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de cebollas

Chiste de verdes, amigos

Dos amigas:
- Rosa, ya no se que hacer, ning√ļn t√≠o se quiere acostar conmigo porque me huele el co√Īo a cebolla.
Y su amiga le contesta:
- No te preocupes yo tengo un amigo que no tiene olfato y no tendr√°s problemas.
Entonces se van a la cama y el tío le dice:
- Joder nena!! a ti te huele el co√Īo a cebolla no?
- Pero que dices loco si tu no tienes olfato...
- Ya pero me estoy pegando un hartón de llorar que no veas.

Tags: olfato, cebollas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de buenos, varios, amigos

Tres amigos est√°n discutiendo sobre la cosa m√°s r√°pida del mundo:
El primero dice: Yo creo que la cosa m√°s r√°pida del mundo es el rayo; cuando cae del cielo, baja tan r√°pido que ni los ves.
El segundo dice: Yo creo que la cosa m√°s r√°pida es la luz, porque cuando llegas a tu casa y le aprietas el interruptor para encenderla, pulsas y al instante, sin darte cuenta esta encendida.
Y el tercero sentencia: Pues yo creo que hay otra cosa m√°s r√°pida que el rayo y la luz.
Los otros dos preguntan: ¬ŅY cu√°l es?
-La diarrea. Una noche estaba en el campo y de pronto se me retorció el estómago; salí para mi casa como un rayo y cuando encendí la luz, ya me había cagado.

Tags: diarrea

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de ancianos, matrimonios

Una noche una pareja de mayorcitos estaba acostada en su cama.
El marido se estaba quedando dormido, pero su mujer se sentía romántica y quería conversar.
Le dijo: ‚ÄúCuando me enamorabas, me cog√≠as de la mano...‚ÄĚ
.. De mala gana, el marido se dio media vuelta, le cogió la mano por unos segundos y luego trató de dormirse otra vez.
Ella le dijo nuevamente: ‚ÄúEntonces me besabas...‚ÄĚ
Algo molesto, se dio media vuelta otra vez y le dio un ligero beso en la mejilla y luego se acomodó para dormirse.
A los treinta segundos, ella le dijo: ‚ÄúLuego t√ļ me mord√≠as en el cuello...‚ÄĚ
Molesto, el marido tiró la ropa de cama y se levantó.
‚Äú¬ŅA d√≥nde vas ahora?‚ÄĚ, le pregunt√≥ ella.
‚Äú¬°¬°¬°Joder, a buscar los dientes‚Ķ!!!‚ÄĚ

Tags: besos, maridos, camas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+