XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de cepillos

Otros chistes

Chiste de religión, abogados, largos

Llega un Abogado al cielo y toca la puerta, en eso le sale a recibir San Pedro y le pregunta:
- ¿Y tú quién eres?
- Yo soy abogado
- Los abogados no entran aquí.
- Como que no si el cielo es un lugar público... ¿y tú quién eres?
- Soy el Portero y Guardian del Cielo...
- Entonces muéstrame tu "Acta de Nombramiento".
San Pedro titubea por un momento y se va a preguntarle a Jesús:
- Señor, allí afuera hay un abogado que dice que puede ingresar al cielo porque es un lugar publico
Jesús se acerca con el abogado y le dice:
- Mira, aquí no entra ningún abogado.
El abogado molesto le pregunta:
- ¿Y tú quién eres?
- Yo soy el hijo de Dios...
- Entonces muéstrame tu Partida de Nacimiento", a ver si es cierto.
Se voltea Jésus y le dice a San Pedro:
- Mira mejor dejamos entrar a este abogado o luego me pedirá el "Acta de Matrimonio" de mi padre y entonces si que estamos jodidos...

Tags: cielo, Jesús

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes

Un cura recién ordenado se confiesa por primera vez con su obispo:
- Dime hijo mío ¿qué tal has llevado los votos durante esta tu primera semana?
- Verá eminencia, en cuanto a la pobreza he regalado mi hábito y me visto con uno que ya había desechado, mis sandalias están rotas y llenas de agujeros y doy la mitad de mi comida a los pobres que vienen al comedor.
- Muy bien, hijo mío, muy bien, continúa.
- En cuanto a la obediencia hago cualquier cosa que me mande cualquier otro padre sin pensar en si es justo o adecuado, dando gracias al Señor por tener el privilegio de obedecer.
-Muy bien, hijo mío, excelente, excelente.
-Finalmente, eminencia, en esta semana he hecho el amor con 37 mujeres.
El obispo casi se cae de la silla y con ojos desorbitados pregunta:
- Pero ¡hijo mío! ¡¿y el voto de castidad?!
El curilla, asustado y con cara de perplejidad responde:
- Pero... ¿no era voto de cantidad?

Tags: votos, curas, obispo, confesionarios, confesiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+