XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de cerillas

Otros chistes

Chiste de buenos, varios

El jefe est√° con un paquete de papeles frente a la nueva trituradora de documentos. Se le ve desconcertado, mira por un lado, mira por el otro. En eso pasa el empleado mas "pelota" de la empresa y, muy amablemente, le ofrece ayuda, toma el paquete de papeles, los coloca en la ranura y ¬°¬°TRRRRRRR.., se oye el sonido de los papeles cuando se hacen trizas.
El empleado le dice al Jefe:
- ¬ŅVe que f√°cil es? No tiene m√°s secreto jefe
El Jefe no se queda muy convencido, mira a la m√°quina por todos los lados, y dice:
- ¬ŅY por d√≥nde salen las fotocopias?

Tags: jefes, trabajos, oficinas, fotocopiadoras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, vascos

Un lechero vasco que se est√° muriendo en el hospital re√ļne a sus dos hijos, su hija y su esposa y, rodeado por todos ellos y su enfermera, les reparte su herencia.
Dice a su hijo mayor:
- A ti, Pedro, te dejo las casas del Norte.
- A ti, hijita, te dejo todos los apartamentos de la zona Sur.
- A ti, Carlitos, por ser mi hijo menor, con un gran porvenir, te dejo las oficinas del Centro.
- Y a ti, mi querida esposa, el edificio del Barrio las Cumbres, al Oeste de la ciudad.
La enfermera, impresionada, le dice a la esposa:
-Se√Īora, su esposo es muy rico; les est√° dejando muchas propiedades.
Y la esposa, sin perder el tiempo le responde:
- ¡Qué rico ni qué ni nada! ¡Esas son las rutas por donde reparte la leche... !

Tags: herencias, famílias, hospitales, enfermeras, leche

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos

Un hombre baja del tren con el rostro verde. Un amigo le pregunta qué le ha pasado.
- Me he mareado, responde el viajero. Me pongo malísimo cuando viajo de espaldas a la locomotora.
- Pero ¬Ņpor qu√© no le has pedido al viajero sentado enfrente que te cambiase el sitio?. La gente siempre se muestra muy amable en estos casos.
- Ya lo he pensado, reconoce el viajero, pero es que no había nadie sentado delante.

Tags: absurdos, trenes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+