XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de cerillas

Otros chistes

Chiste de buenos, infidelidad, matrimonios

Un viajante llegó a su casa después de haber pasado toda una semana de viaje.
- ¡María! Vengo que no me aguanto, ve quitándote la ropa que te voy a hacer el amor como nunca.
Entraron en la habitación, se metieron en la cama e hicieron el amor de manera salvaje, brutal, escandalosa.
Fue tal el ajetreo y el ruido de la cama contra la pared, que al poco de empezar escucharon unos golpes al otro lado de la pared, acompa√Īados por las voces del vecino:
- Ya est√° bien, ¬°toda la semana igual, ya basta!

Tags: viajes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de internacionales

Esto es uno de Cuenca que no ha visto en su vida el mar y va por primera vez a la playa.
En su flamante coche se dirige hacia Benidorm y cuando finalmente llega, se queda ensimismado observando la inmensidad del mar y de repente se encuentra con un negro, se le queda mirando y le pregunta:
- Oye!!... ¬ŅCu√°nto tiempo llevas aqu√≠?
- Yo unos 10 minutos.
- ¡Pues…..yo que quería estar todo el día!!!

Tags: Benidorm, Cuenca, morenos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de animales, largos, buenos

Manuel recibi√≥ un loro por su cumplea√Īos; ya era un loro adulto, con una muy mala actitud y vocabulario. Cada palabra que dec√≠a estaba adornada por alguna palabrota, as√≠ como siempre de muy mal genio. Manuel trat√≥ desde el primer d√≠a de corregir la actitud del loro, dici√©ndole palabras bondadosas y con mucha educaci√≥n, le pon√≠a m√ļsica suave y siempre lo trataba con mucho cari√Īo. Lleg√≥ un d√≠a en que Manuel perdi√≥ la paciencia y grit√≥ al loro, el cual se puso m√°s grosero a√ļn, hasta que en un momento de desesperaci√≥n, Manuel puso al loro en el congelador.
Por un par de minutos a√ļn pudo escuchar los gritos del loro y el revuelo que causaba en el compartimento, hasta que de pronto todo fue silencio. Luego de un rato, Manuel arrepentido y temeroso de haber matado al loro, r√°pidamente abri√≥ la puerta del congelador. El loro sali√≥ y con mucha calma di√≥ un paso al hombro de Manuel y dijo:
- Siento mucho haberte ofendido con mi lenguaje y actitud, te pido mis disculpas y te prometo que en el futuro vigilaré mucho mi comportamiento.
Manuel estaba muy sorprendido del tremendo cambio en la actitud del loro y estaba a punto de preguntarle qué es lo que lo había hecho cambiar de esa manera, cuando el loro continuó:
- Te puedo preguntar, ¬ŅQu√© fue lo que hizo el pollo?

Tags: loros, palabras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+