XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de ciudades

Otros chistes

Chiste de largos, buenos, matrimonios

Un tío que va al otorrinolaringólogo, mire doctor vengo porque tengo un problema.
- ¿Que le ocurre?
- Que mi esposa está mal de la escucha, no oye muy bien.
- Y ¿donde está su esposa?
- Aquí esta el problema doctor, que no quiere venir, que dice que son manías mías, que yo estoy loco, que ella está bien.
- Pero si no me trae a su esposa ¿cómo quiere que le haga un diagnóstico?
- Doctor, piense algo, porque estamos a punto de separarnos y yo la quiero mucho y no desearía perderla.
- Mire..., no sé,... lo único que se me ocurre es que cuando usted llegue a casa la llama por su nombre y la va llamando mientras se acerca hasta que ella le oiga y cuando ella le conteste, mide la distancia que hay entre usted y ella y así podré saber el grado de sordera que
padece.
- ¡Gracias doctor ha salvado usted un matrimonio!
El tío llega a casa y nada más abrir la puerta grita:
AMPARO...
silencio.
Pasa al recibidor y vuelve a gritar: AMPARO.... nada.
Desde el pasillo de nuevo: AMPARO... nada.
Entra en el salón e insiste: AMPARO... silencio total.
Por fin entra en la cocina, la mujer estaba preparando un guiso y se coloca a la espalda de ella, a un palmo del cogote y la grita:
AMPARO
Y ella:
- ¡Que coño quieres, te he contestado ya cuatro veces, hombre!

Tags: sordos, sordera

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de matrimonios, infidelidad, verdes, buenos

Un hombre entra a un bar una noche,va a la barra y pide una cerveza.
- Por supuesto Sr., es un céntimo
- ¿Un céntimo?! exclamó el hombre.
Entonces echó una mirada al menú y preguntó:
- ¿Me podría preparar un chuletón bien jugoso, con patatas y 2 huevos fritos?
- Por supuesto Sr. -le dijo el barman-, pero eso le saldrá más caro.
- ¿Cuánto? -preguntó el hombre-.
- 4 céntimos -le dijo el barman-.
- 4 céntimos, ¿Dónde está el dueño de este lugar?"
El barman le responde:
- Arriba, con mi mujer.
El hombre volvió a preguntar:
- ¿Y qué está haciendo arriba con su esposa?
El barman respondió:
- Lo mismo que yo le estoy haciendo a su negocio.

Tags: bares

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+