XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de cobras

Otros chistes

Chiste de buenos, largos, animales

Había una vez un rey que quería ir a pescar. Llamó al meteorólogo real y preguntó por el pronóstico del tiempo para las próximas horas. El meteorólogo le aseguró que no había ninguna posibilidad de lluvia en los próximos días.

Así que el rey fue a pescar con su esposa, la reina. En el camino se encontró con un granjero que iba en su burro. Al ver al rey, el granjero le dijo:
- Su Majestad, debe regresar al palacio de inmediato porque en poco tiempo una gran cantidad de lluvia caerá en esta zona.

El rey hizo caso omiso confiando en su pronosticador profesional del tiempo. Así que siguió su camino.

Poco tiempo después una lluvia torrencial cayó del cielo. El rey y la reina quedaron totalmente empapados y su séquito se rió al verlos en ese estado tan vergonzoso.

Furioso, el rey regresó al palacio y dio la orden de despedir al profesional. Entonces convocó al granjero y le ofreció el prestigioso y muy bien pagado trabajo de pronosticador real.

Pero el granjero le contestó:
- Su Majestad, no sé nada de previsiones, obtengo mi información de mi asno, si veo las orejas de mi asno caer, significa con certeza que lloverá.

Así que el rey contrató al burro. Y así comenzó la práctica de contratar burros para trabajar en el gobierno y ocupar las posiciones más altas e influyentes.

Tags: reyes, burros, campesinos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

En un bar de Villanuño de Valdavia, estaban un grupo de amigos jugando al tute mientras por la tele, en la segunda, estaban dando un reportaje del profesor Coustov, unos buzos se tiraban al agua de espaldas al mar.
Uno de la mesa dice:
- Me gustaría saber por qué los buzos siempre se tiran de espaldas al mar.
Dice otro:
- Se tiran de espaldas al mar porque si se tiraran de
frente, el impacto con el agua les rompería las gafas y podría dañarles la visión.
Dice 'el Ambrosio':
- Que va hombre! Se tiran de espaldas porque si se tiraran de frente el peso de las bombonas les precipitaría dentro del casco y podrían ser absorbidos por las hélices.
- Que no hombre, se tiran de espaldas porque según el principio de Arquimedes (que también era buzo), todo cuerpo que se sumerge en el agua sufre un desplazamiento igual al volumen zambullido.
El Aniceto que estaba detrás de la barra les dice:
- Pero que torpes sois, hombre: Se tiran de espaldas porque si se tiraran de frente caerían dentro de barco ¡coño!

Tags: Eugenio, buzos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de cortos, malos

Va una mujer en el tren de Cádiz a Madrid con un niño recién nacido, y le está intentando dar la teta:
- Mama: que si no se lo doy a ese señor.
El señor escuchando y mirando expectante.
-Mama: mira que se lo doy a ese señor.
El señor piensa:
- A ver si me lo da ya
A las dos horas lo mismo, le dice el señor a la señora:
- Oiga mire a ver si se decide el niño que estamos en Cuenca y me tenía que haber bajado en Madrid.

Tags: trenes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+