XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de croquetas

Otros chistes

Chiste de ancianos, buenos

Una vieja est√° en la puerta de una casa queriendo tocar un timbre, pero ella no lo puede tocar porque no lo alcanza, de repente llega un se√Īor y muy amablemente se ofrece:
- Se√Īora, buenos d√≠as, ¬ŅEn qu√© puedo ayudarle?
- Por favor joven, ¬Ņpuedes ayudarme a tocar el timbre?
- Se√Īora, con mucho gusto, le respondi√≥.Ya est√° se√Īora, y ¬ŅAhora qu√©?
La se√Īora le responde:
- ¬°A correr!

Tags: gamberros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos, profesores

Estaban reunidos veinte profesores de todas las especialidades en La Sorbona.
De pronto, apareció un Genio de los Deseos
- Uno de ustedes podrá pedirme un deseo y sólo uno. Tendrá que elegir entre: La Belleza Eterna, Todo el Dinero del Mundo o La Sabiduría Perfecta.
Los profesores eligieron al doctor Alexander Shell, el m√°s respetado del grupo, para que formulase el deseo.
- Deseo tener: ¡la sabiduría perfecta!
- ¬°Hecho!
Gran nube de humo y el genio desaparece.
El profesor Shell permaneció pensativo.
- ¬ŅQu√© piensa, doctor?
- ¡Pienso que tendría que haber elegido el dinero...!

Tags: genios, dinero

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de amigos, animales, malos, largos

Un se√Īor que ten√≠a una gata, estaba harto de que le ara√Īase todos los muebles de la casa y no sab√≠a como deshacerse de ella, se fue al monte y la dejo abandonada. Despu√©s de unos d√≠as la gata regres√≥.
El se√Īor se la volvi√≥ a llevar y la tir√≥ del otro lado del monte, y la gata volvi√≥. Desesperado, le pregunt√≥ a un amigo, c√≥mo lo pod√≠a hacer para que no volviera y √©ste le dio algunas indicaciones:
- Cruza el monte, ve al r√≠o y cr√ļzalo, gira a la derecha, luego a la izquierda,otra vez a la derecha, cruza el puente y deja la gata.
Después de una semana, se encuentra con el amigo, todo sucio, cansado, hambriento, desvelado y sediento, y le pregunta:
- ¬ŅC√≥mo te fue?
- Qué quieres que te diga, que si no es por la gata, ¡no regreso!

Tags: monta√Īas, gatos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+