XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de cuervos

Chiste de verdes, animales

En una aldea, un cuervo entra volando en la casa de un muchacho que vive solo, se posa en su hombro y le dice:
-Si me das 10 granos de maíz, ahora y 10 después, cabrón,te consigo una mujer para hacer el amor. Yo sé cuando tienen ganas,
El joven le da los 10 granos de maíz, el cuervo se los come, y le dice el joven.
-Venga, vete a buscar esa mujer.
El cuervo se va volando, se posa en la reja del huerto del joven, pasa una veinteañera por su lado y le dice:
-¿Un polvo, Carmiña?
-¡A tu madre le vas a echar un polvo!
-No te pongas así, bonita, yo sólo digo lo que me dijo el Venancio que te dijera... Por cierto, dijo que te echaría cinco polvetes, yo creo que exagera.
La muchacha, enojada, llama a la puerta de la casa del Venancio, que abre la puerta, a torso descubierto, enseñando su musculatura de herrero.
-¿Qué quieres, Carmiña?
-¿Le mandaste al cuervo decir las tonterías que dijo?
Piénsate bien lo que respondes, ya sabes que mi marido es capador.
-¡¿Yo?! Es él, dice que nota cuando una mujer tiene ganas.
-¿Tengo cara de pasar hambre?
-¡Yo qué sé! Una cosa es cierta, aún siendo la mujer del capador, si tuvieras ganas, te echaba media docena.
Carmiña, viendo que el joven está como un queso, y que lleva meses a pan y agua, se mete en la casa del Venancio y sale dos horas más tarde. Entra el cuervo y le dice al joven:
-Mis 10 granos de maíz, cabrón.
Venancio le da el maíz:
¿Quién te enseñó a decir, cabrón?
-A ti que te importa, cabrón.
Al día siguiente le dice Venancio al cuervo:
-Hoy quiero que me traigas a alguien que sea especial.
-Como tú digas, cabrón.
Poco después llaman a la puerta, Venancio abre a torso descubierto, y en la puerta está una vieja, fea como un demonio, tuerta, coja y jorobada, que le dice:
-Tira para dentro si no quieres que el capador sepa que te tiraste a su mujer-
Tres horas más tarde sale la vieja con una sonrisa de oreja a oreja, el cuervo se posa en su hombro y le dice:
-¿Me tienes el maíz preparado?
-Tengo, cabrón.

Tags: cuervos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de largos, ancianos

Una abuela catalana estaba indicando su dirección a su nieto, que la iba a ir a visitar con su mujer.
- Cuando lleguéis al edificio, en la puerta de la entrada hay un gran panel del portero electrónico. Yo vivo en el apartamento 301. Apretáis el botón del 301 con el codo y yo os abro la puerta. Entráis, el ascensor está a la derecha, entráis en él y apretáis el botón del 3º con el codo. Cuando salgáis del ascensor, mi apartamento esta a la izquierda. Con elcodo tocáis el timbre.
- Muy bien abuela, todo me parece muy sencillo... ¿pero por qué tengo que apretar todos los botones con el codo?
- ¡Hombre! ¿Es que pensáis venir con las manos vacías?

Tags: abuelas, nietos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de niños

Un Gallego tenía una fábrica de chorizos y estaba enseñando a su hijo cómo funcionaba.
- Hijo, si metes un burro por este agujero, pasará por esta máquina y saldrán por aquí los chorizos.
El hijo luego de pensar un rato le pregunta...
- Padre, ¿y si meto un chorizo por este agujero, entonces saldrá un burro por el otro?...
- ¡NO! nooo... nooo... metes un burro por acá, pasará y saldrán por aquí los chorizos...
- ¡Ahhh...! entonces, meto el chorizo por acá y por allá saldrá un burro!!!...
Desilusionado, el padre le responde.
- No, hijo..., el único agujero al cual le puedes meter un chorizo y sale un burro, lo tiene tu madre

Tags: gallegos, padres, chorizos, burros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos, animales

Un rico hace una fiesta en una de sus mansiones. En esto que el rico coge un micrófono y se dirige a los invitados:
-¡Oídme un momento! Querría mostraros alguna de mis pertenencias. A mi derecha, podéis contemplar mi colección de ferraris. Tengo más de 20 modelos distintos.
Todos los invitados aplauden, echan fotos, todos maravillados.
-A mi izquierda podéis ver mi colección de aviones. Tengo modelos de todas las épocas, desde la 1º Guerra Mundial hasta nuestros días.
La gente aplaude aún más fuerte, se ven flashes por todos lados, algunos invitados se desmayan, algo impresionante, vamos.
-Y aquí, delante mía, podéis ver esta piscina, en la cual tengo 10 cocodrilos africanos ...
La gente vuelve a aplaudir, maravillada
-... Pues bien, os propongo algo. Quién sea capaz de atravesar esta piscina, recibirá una de mis colecciones, a elegir entre la de ferraris y la de avio...
No le da tiempo a acabar la frase cuando uno de los invitados salta a la piscina. El tío no lleva ni dos segundo en la piscina y ya se le han echado encima 4 cocodrilos. El invitado empieza a lanzar patadas, puñetazos, cabezazos, mientras los cocodrilos, que van aumentando un número le muerden, le arrancan las ropas, se meten al invitado en la boca, se lo van pasando de boca en boca... El tío tiene tantas heridas que los animales ya no saben por donde cogerlo. Pero al cabo de media hora, el invitado logra salir de la piscina. El rico está fascinado y se dirige a él.
-¡Impresionante, ha sido increíble!
Todos los invitados empiezan a aplaudir, nadie puede salir de su asombro ante lo que acaban de ver. El rico retoma la palabra:
-Bueno, enhorabuena, acabas de conseguir uno de los regalos que he propuesto. Muy bien, ¿adónde quieres que te mande los ferraris?
El invitado responde:
-No quiero los ferraris
-Bueno pues entonces dime adónde te mando los avi...
-No quiero los aviones
El rico se extraña:
-¿No quieres ni los ferraris ni los aviones?
-No - responde el invitado.
El rico no da crédito, pero cómo ha quedado tan complacido por la exhibición decide ofrecerle algo mejor.
-Voy a hacer una cosa. Te doy todas mis mansiones. Dime tu nombre para que ponga las escrituras de las casas a tu nombre
-No quiero tus mansiones
El rico se enfada.
-Bueno, ¿se puede saber que es lo que quieres entonces?
-Yo lo que quiero es saber quién es el desgraciado que me ha tirado a la piscina.

Tags: millonarios, cocodrilos, mansiones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+