XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de cursis

Otros chistes

Chiste de animales, largos, buenos

Manuel recibi√≥ un loro por su cumplea√Īos; ya era un loro adulto, con una muy mala actitud y vocabulario. Cada palabra que dec√≠a estaba adornada por alguna palabrota, as√≠ como siempre de muy mal genio. Manuel trat√≥ desde el primer d√≠a de corregir la actitud del loro, dici√©ndole palabras bondadosas y con mucha educaci√≥n, le pon√≠a m√ļsica suave y siempre lo trataba con mucho cari√Īo. Lleg√≥ un d√≠a en que Manuel perdi√≥ la paciencia y grit√≥ al loro, el cual se puso m√°s grosero a√ļn, hasta que en un momento de desesperaci√≥n, Manuel puso al loro en el congelador.
Por un par de minutos a√ļn pudo escuchar los gritos del loro y el revuelo que causaba en el compartimento, hasta que de pronto todo fue silencio. Luego de un rato, Manuel arrepentido y temeroso de haber matado al loro, r√°pidamente abri√≥ la puerta del congelador. El loro sali√≥ y con mucha calma di√≥ un paso al hombro de Manuel y dijo:
- Siento mucho haberte ofendido con mi lenguaje y actitud, te pido mis disculpas y te prometo que en el futuro vigilaré mucho mi comportamiento.
Manuel estaba muy sorprendido del tremendo cambio en la actitud del loro y estaba a punto de preguntarle qué es lo que lo había hecho cambiar de esa manera, cuando el loro continuó:
- Te puedo preguntar, ¬ŅQu√© fue lo que hizo el pollo?

Tags: loros, palabras

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de catalanes

Estaba una familia de catalanes reunida ante el féretro del padre recién fallecido, cuando el hijo menor dice:
- Ahora tendremos que hacer realidad la √ļltima voluntad de nuestro padre: Ser enterrado con un mill√≥n de euros en el ata√ļd.
El hijo mediano a√Īade:
-Sí, bueno…..pero en realidad sólo pondremos 750.000 euros, porque hay que descontar el IRPF.
El hijo mayor cae en la cuenta y a√Īade a lo ya dicho:
- También tendremos que deducir el IVA…
En esto, la viuda entra en la conversación de forma contundente y dice:
- ¡Basta ya! Vuestro padre no merece estos regateos. Se le enterrará con la tarjeta de crédito….y que él gaste cuanto le apetezca.

Tags: funerales

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+