XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de dentaduras

Chiste de ancianos, matrimonios

Una pareja de ancianos va a un restaurante de comida rápida. Con cuidado dividen en dos la hamburguesa y las patatas fritas que han pedido. Un camionero que los ve siente pena por ellos y se ofrece a comprarle a la esposa su propia comida.
- No se preocupe, dice el anciano, nosotros lo compartimos todo.
Unos minutos después, el camionero se da cuenta de que la esposa no ha probado bocado.
- De verdad no me importa comprarle la comida a su esposa, insiste el camionero.
- No se preocupe, ella comerá su parte, le asegura el anciano. Lo compartimos todo.
Poco convencido, el camionero le pregunta a la esposa:
- ¿Por qué no come?
- ¡Porque estoy esperando a que mi esposo me preste la dentadura!

Tags: dentaduras, restaurantes, hamburguesas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de ancianos, buenos

Esto es un autobús repleto de viejecitos, que van de viaje a Lourdes.
Una viejecita le toca el hombro al chófer y le da un gran puñado de cacahuetes sin cáscara.
El chófer sorprendido le da las gracias y se los come con agrado.
Pocos minutos más tarde, la abuelita vuelve a venir, el chófer vuelve a agradecerle el gesto y se come los cacahuetes.
A los cinco minutos, la anciana viene de nuevo con otro puñado.
El chófer ya no puede comer más y le pregunta:
- Buena señora, es muy amable de su parte regalándome tantos cacahuetes, pero…… ¿usted no cree que, a lo mejor, sus cincuenta amigos y amigas les apetecerían también unos pocos?
- ¡ No se preocupe caballero!, no tenemos dientes para masticarlos y sólo chupamos el chocolate que los recubre!

Tags: chóferes, conductores, cacahuetes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de niños, infidelidad, largos, buenos

Un niño de 9 años vuelve a casa antes de lo previsto al haber acabado las clases antes. Al entrar, ve a su madre con un hombre que no conoce desnudos en la cama, y al darse cuenta que no se han percatado de su presencia, se esconde en el armario para observar lo que hacen.
En esto que el marido de la mujer llega también antes de hora, y la mujer mete a toda prisa a su amante en el armario también, sin darse cuenta que dentro estaba su hijo.
El niño dice, "Esta muy oscuro aquí dentro."
El hombre contesta sorprendido, "Si, así es."
Niño: "Tengo un balón de fútbol."
Hombre: "Ah, muy bien."
Niño: "¿Quieres comprarlo?"
Hombre: "No, gracias."
Niño: "Mi padre esta ahí fuera."
Hombre: "De acuerdo, ¿cuanto pides por el?"
Niño: "500 Euros"
Hombre: "Un poco caro, pero de acuerdo"
Unas semanas mas tarde sucede de nuevo lo mismo, y el niño y el amante se encuentran de nuevo escondidos en el armario.
Niño: "Esta muy oscuro aquí dentro."
Hombre: "Si, así es."
Niño: "Tengo unos guantes de portero."
El amante, recordando la ultima vez que se encontraron, pregunta: "¿Cuanto pides por ellos?"
Niño: "500 Euros"
Hombre: "De acuerdo"
Pocos días mas tarde, el padre le dice al niño: "Coge tu balón y guantes deportero, y vamos fuera a jugar un rato."
El niño contesta, "No puedo, los he vendido."
El padre pregunta, "¿por que precio?"
Niño: "1000 Euros"
El padre contesta, "Es terrible aprovecharse de un amigo... Ese precio es exagerado por las dos cosas... Hoy vamos a la iglesia para que te confieses"
Juntos se dirigen a la iglesia, y una vez allí el padre mete al niño en el confesionario.
Niño: "Esta muy oscuro aquí dentro."
El cura contesta: "No empieces de nuevo, hijo de puta..."

Tags: amantes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+