XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de desiertos

Chiste de buenos, largos

En una ocasión se encontraron tres locos en un desierto. Llevaban varios días de recorrido y no habían encontrado nada para comer y mucho menos para beber. Después de cinco días, los tres locos encontraron un coche viejo en medio del desierto, uno de los locos pregunta:
- ¿Para qué nos puede servir este coche?
El segundo le contesta:
- Yo no sé, pero tiene que servir para algo.
A lo que el tercero le responde:
- Yo me voy a llevar un asiento para sentarme cuando me canse.
Le dice el segundo:
- Yo me voy a llevar el radiador para tomar agua cuando tenga sed.
El primer loco dice:
- Pues, yo me voy a llevar una puerta.
Y los otros locos le dicen:
- ¿Una puerta? ¿Y para qué?
A lo que el primer loco le contesta:
- ¡Para bajar los cristales cuando tenga calor!

Tags: locos, desiertos, coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de infidelidad, matrimonios, largos, buenos

Una pareja se disfraza para asistir a una fiesta. A última hora una migraña indispone a la mujer, por lo que se va el sólo.
Mas tarde se le pasa el dolor de cabeza, a la mujer, y decide ir a la fiesta y de paso controlar como se divierte su marido.
Observa que se liga a toda moza que encuentra, incluida ella. Ella finge no conocerle y se pasan una noche de cine.
A la mañana siguiente ella le pregunta con cierta ironía:
- ¿Qué tal la fiesta de ayer?
- Pues mira, la verdad, sabes que sin ti no me lo paso bien y he estado toda la noche jugando al mus con los amigos, pero el que me han dicho que se lo pasó de miedo fue Pedro, que como yo no fui, le preste mi disfraz.

Tags: disfraces

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de verdes, animales

En una aldea, un cuervo entra volando en la casa de un muchacho que vive solo, se posa en su hombro y le dice:
-Si me das 10 granos de maíz, ahora y 10 después, cabrón,te consigo una mujer para hacer el amor. Yo sé cuando tienen ganas,
El joven le da los 10 granos de maíz, el cuervo se los come, y le dice el joven.
-Venga, vete a buscar esa mujer.
El cuervo se va volando, se posa en la reja del huerto del joven, pasa una veinteañera por su lado y le dice:
-¿Un polvo, Carmiña?
-¡A tu madre le vas a echar un polvo!
-No te pongas así, bonita, yo sólo digo lo que me dijo el Venancio que te dijera... Por cierto, dijo que te echaría cinco polvetes, yo creo que exagera.
La muchacha, enojada, llama a la puerta de la casa del Venancio, que abre la puerta, a torso descubierto, enseñando su musculatura de herrero.
-¿Qué quieres, Carmiña?
-¿Le mandaste al cuervo decir las tonterías que dijo?
Piénsate bien lo que respondes, ya sabes que mi marido es capador.
-¡¿Yo?! Es él, dice que nota cuando una mujer tiene ganas.
-¿Tengo cara de pasar hambre?
-¡Yo qué sé! Una cosa es cierta, aún siendo la mujer del capador, si tuvieras ganas, te echaba media docena.
Carmiña, viendo que el joven está como un queso, y que lleva meses a pan y agua, se mete en la casa del Venancio y sale dos horas más tarde. Entra el cuervo y le dice al joven:
-Mis 10 granos de maíz, cabrón.
Venancio le da el maíz:
¿Quién te enseñó a decir, cabrón?
-A ti que te importa, cabrón.
Al día siguiente le dice Venancio al cuervo:
-Hoy quiero que me traigas a alguien que sea especial.
-Como tú digas, cabrón.
Poco después llaman a la puerta, Venancio abre a torso descubierto, y en la puerta está una vieja, fea como un demonio, tuerta, coja y jorobada, que le dice:
-Tira para dentro si no quieres que el capador sepa que te tiraste a su mujer-
Tres horas más tarde sale la vieja con una sonrisa de oreja a oreja, el cuervo se posa en su hombro y le dice:
-¿Me tienes el maíz preparado?
-Tengo, cabrón.

Tags: cuervos

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos

Un judío en su lecho de muerte:
- María, María... ¿Donde estás, esposa querida, dónde estás?
- Aquí estoy, esposo mío... a tu lado.
- ¿Y mi hija Jacobo? ¿Dónde está?
- Aquí estoy, padre... a su lado.
- ¿Y mi hija Leyla? ¿Dónde está?
- Aquí estoy, padre, a su lado.
- ¿Y mi hijo Isaías? ¿Dónde está?
- Aquí estoy, padre... a su lado.
- Pero bueno, ¿quién carajo está atendiendo el negocio entonces?

Tags: muertes, famílias

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+