XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de diabéticos

Chiste de buenos, borrachos

Un borracho va en el coche dando bandazos de lado a lado por lo que una patrulla policial lo detiene en el arcén . Al salir del coche el policía le dice que le va a hacer un control de alcoholemia a lo que el borracho le contesta :
-No puedo , ya que tengo un asma muy grave y esto puede desencadenar un ataque.
A lo que el policía le replica:
-Entonces le tendremos que hacer un análisis de sangre.
Contesta el borracho:
-Eso no va a poder ser ya que soy hemofílico y si una herida está abierta puede ser que muera desangrado.
El policía ya medio mosqueado le dice:
-Me tendrá que dar entonces una muestra de orina.
Dice el borracho:
-No , ya que tengo diabetes y esto podría subirme azúcar y morir.
Al policía ya le sale humo de la cabeza y le dice cabreado:
-Entonces salga del coche y camine en línea recta para realizarle el test de equilibrio.
El borracho de nuevo le responde:
-No va a poder ser ¿Y por qué no? (Dice el policía)
-Bueno por que estoy borracho!!!

Tags: policías, asma, hemofílicos, diabéticos, coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de animales, buenos, largos

Un señor odia al gato de su mujer porqué no hace más que arañarle a traición y decide hacerlo desaparecer. Lo mete en una bolsa y lo lleva en el coche a 20 kilómetros de su casa.
Cuando vuelve, el gato está sentado en el portal de la casa. Nervioso, el tipo repite la operación, pero ahora lo abandona a 40 kilómetros de su casa. Cuando vuelve, el gato otra vez está esperándolo en la puerta.
El hombre enfadado; agarra el gato, lo pone en el coche y recorre 93 kilómetros al este, 30 al norte, 27 al oeste y 25 hacia el sur... Suelta el gato y emprende el regreso a casa.
Al cabo de un rato, llama a su mujer por el móvil y le dice:
- Cariño, ¿el gato está por ahí?
- Acaba de llegar, ¿por qué, querido?
- Pon a ese desgraciado al teléfono, que me he perdido!!!

Tags: gatos, coches

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+