XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de dioses

Otros chistes

Chiste de buenos, largos

Un marinero y un pirata se encuentran en un bar y se empiezan a contar sus aventuras en los mares. El marinero nota que el pirata tiene una pierna de palo, un garfio en la mano y un parche en el ojo y le pregunta al pirata:
- ¬ŅY c√≥mo terminaste con esa pierna de palo?
El pirata le responde:
- Estabamos en medio de una tormenta y una ola me tiró al mar, caí entre un montón de tiburones. Mientras mis amigos me subían un tiburón me arrancó la pierna de un mordisco.
- !Guau! - replic√≥ el marinero. - ¬ŅY qu√© te pas√≥ en la mano, por qu√© tienes ese garfio?
-Bien.... estábamos abordando un barco enemigo y mientras luchábamos con nuestras espadas contra los otros marineros, un enemigo me cortó la mano."
- ¬°Incre√≠ble! - dijo el marinero -¬ŅY qu√© te paso en el ojo?"
- Una paloma que iba pasando y me cayó excremento en el ojo.
- ¬ŅPerdiste el ojo por un excremento de paloma?
- Bueno... es que era mi primer día con el garfio...

Tags: piratas, marineros, tiburones, palomas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos, largos

Un hombre ciego entra en un "bar de chicas" por equivocaci√≥n. Se las apa√Īa para llegar hasta la barra y pide una copa, y tras estar un rato sentado en la tabureta le grita al camarero:

- Eh, t√ļ, te gustar√≠a o√≠r un buen chiste de rubias?

Inmediatamente se hace un silencio total en el bar y con una grave, profunda y √°spera voz, la mujer que esta sentada junto a el le dice:

- Antes de que cuente ese chiste, se√Īor, y en atenci√≥n a su minusval√≠a f√≠sica que le impide ver, creo que lo justo es que le advierta de cinco cosillas: - Que la camarera es rubia. Que el portero del bar es una mujer rubia. Que yo mido un metro ochenta, peso 80 kilos, soy cintur√≥n negro de k√°rate y tengo el pelo rubio. Que la mujer que esta conmigo es levantadora de pesas y es rubia; y que la dama que esta sentada al otro lado de usted es una luchadora profesional y tambi√©n es rubia. Y ahora que sabe eso, pi√©nselo cuidadosamente. ¬ŅDe verdad todav√≠a quiere contar ese chiste?

El ciego piensa durante un par de segundos, menea la cabeza y contesta:
- Naaa... Pues no lo cuento....Paso de tener que explicarlo cinco veces!

Tags: rubias, mujeres

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de religión, verdes

Dos monjas salen del convento, para vender galletitas.
Una de ellas es la Hermana Matemáticas y la otra la Hermana Lógica.
Est√° oscureciendo y ambas est√°n a√ļn muy lejos de su convento.
-Hermana L√≥gica: ‚Äú¬ŅTe has dado cuenta que durante la √ļltima media hora nos viene siguiendo un hombre?‚ÄĚ
-Hermana Matemáticas: “Sí,y me pregunto qué es lo que quiere".
-Hermana L√≥gica: ‚ÄúMuy l√≥gico. Nos quiere violar‚ÄĚ.
-Hermana Matem√°ticas: ‚Äú¬°Oh no!. As√≠ como est√°n las cosas, nos va a alcanzar a lo m√°s tardar en 15 minutos. ¬ŅQu√© podemos hacer?.
-Hermana L√≥gica: ‚ÄúLa √ļnica soluci√≥n l√≥gica para nosotras, es caminar m√°s r√°pido‚ÄĚ.
Ambas monjas aceleran sus pasos
-Hermana Matem√°ticas: ‚ÄúEsto no nos ayuda para nada‚ÄĚ.
-Hermana L√≥gica: ‚ÄúClaro que no ayuda. El hombre reaccion√≥ de manera l√≥gica. Tambi√©n comenz√≥ a caminar m√°s r√°pido‚ÄĚ.
-Hermana Matem√°ticas: ‚Äú¬ŅEntonces, qu√© podemos hacer?. Como est√°n las cosas, nos habr√° alcanzado en un minuto‚ÄĚ.
-Hermana L√≥gica: ‚ÄúLa √ļnica reacci√≥n l√≥gica para nosotras es separarnos. T√ļ te vas por aquel lado y yo me voy por este. No nos puede perseguir a ambas‚ÄĚ.
El hombre decide seguir a la Hermana Lógica.
La Hermana Matem√°ticas llega al convento y est√° muy intranquila, puesto que la Hermana L√≥gica a√ļn no ha llegado.
Finalmente llega también la Hermana Lógica.
-Hermana Matem√°ticas: ‚Äú¬ŅHermana L√≥gica, ¬°Gracias a Dios que has llegado!. Cu√©ntanos lo que ha sucedido‚ÄĚ.
-Hermana L√≥gica: ‚ÄúLa √ļnica cosa l√≥gica que pod√≠a suceder. El hombre no pudo perseguirnos a las dos, de manera que eligi√≥ a una, y se decidi√≥ por mi‚ÄĚ.
-Hermana Matem√°ticas: ‚Äú¬ŅY qu√© sucedi√≥? Por favor, cu√©ntenos‚ÄĚ.
-Hermana L√≥gica: ‚ÄúSucedi√≥ lo l√≥gico. Yo comenc√© a correr tan r√°pido como pude‚ÄĚ.
-Hermana Matem√°ticas: ‚Äú¬ŅY entonces?‚ÄĚ.
-Hermana L√≥gica: ‚ÄúSucedi√≥ lo l√≥gico. El hombre comenz√≥ tambi√©n a correr tan r√°pido como pudo‚ÄĚ.
-Hermana Matem√°ticas: ‚Äú¬ŅY?
-Hermana L√≥gica: ‚ÄúY sucedi√≥ la √ļnica cosa l√≥gica posible. ¬°Me alcanz√≥! ‚Äú.
-Hermana Matem√°ticas: ‚Äú¬°Oh no! ¬ŅY qu√© hiciste entonces?‚ÄĚ.
-Hermana L√≥gica: ‚ÄúLa √ļnica cosa posible que pude hacer, me levant√© el h√°bito‚ÄĚ.
-Hermana Matem√°ticas: ‚Äú¬°Oh hermana! ¬ŅY qu√© hizo el hombre?‚ÄĚ.
-Hermana L√≥gica: ‚ÄúEl hombre hizo lo l√≥gico. Se baj√≥ los pantalones‚ÄĚ.
-Hermana Matem√°ticas: ‚ÄúOh no! ¬ŅY qu√© sucedi√≥ luego? ‚Äú.
-Hermana L√≥gica: ‚Äú¬°Lo l√≥gico hermana!. Una monja que se ha levantado el h√°bito, puede correr m√°s r√°pido que un hombre que se ha bajado los pantalones‚ÄĚ.
‚Ķ‚Ķ¬ŅY t√ļ pensabas que iba a ser otra historia? ‚Ķ‚Ķ‚Ķ

Tags: monjas, lógica, matemáticas, hermanas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de profesiones, abogados

Se encuentra la Agencia Aeroespacial Europea seleccionando a un profesional para enviarlo a Marte. Existía un problema y éste consistía en que era muy probable que no pudiese regresar de nuevo a la Tierra.
Entrevistan a un primer candidato, ingeniero, y le preguntan cuanto quería cobrar, y éste dijo:
-Un millón de euros, porque quiero donar esa cantidad al Instituto de Investigación Espacial.
El siguiente candidato era un médico, que a la pregunta de cuanto deseaba cobrar responde:
-Dos millones de euros, porque quería dejar un millón a mi familia, y donar el otro para un centro de investigación médica.
Cuando le preguntaron al tercer candidato, un abogado, cuanto quería, dijo:
-Pues ni m√°s ni menos que Tres millones.
- ¬ŅPor qu√© quiere cobrar tanto, mucho m√°s que los otros candidatos?, - le pregunt√≥ el seleccionador.
-Mire‚Ķ.muy sencillo -replic√≥ el abogado-: si vd. me da los tres millones, yo le dar√© uno a vd., otro mill√≥n me lo quedar√© yo, y con el mill√≥n restante, mandamos al ingeniero a Marte, ¬ŅQu√© le parece?

Tags: astron√°utas, ingenieros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+