XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de discípulos

Otros chistes

Chiste de niños, profesores

La maestra le pregunta a los niños:

- Vamos a ver cuéntenme las buenas obras que hicieron durante el fin de semana
- .....
- A ver Pedrito, tu primero
- Bueno.... ayer ayude a una viejecita a cruzar la calle.
- Muy bien, a ver Juanito, tu que hiciste?
- Yo regale comida a un pordiosero.
- Muy bien, a ver Pepito, que hiciste tu?
- Yo evite una violación
- Como hiciste eso?
- Pues.... la convencí!!!!

Tags: maestros, alumnos, acciones

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de largos, buenos

Erase una vez un pueblo aislado muy lejos de aqui. Un dia se anunció que iba a pasar por el pueblo un circo cuya atracción estelar era “el pan que habla”. Todo el mundo estaba como loco por verlo. Faltan dos semanas! Como puede ser, el pan que habla! A dos dias de llegar, el pueblo ya estaba esquizofrénico. Que viene el pan que habla! Increible!.
Cuando llegó, el circo agotó todas sus entradas a pesar de costar 300 euros cada una. Pero a los pueblerinos no les importaba el precio, era la oportunidad única para ver al pan que habla.
-Hola, el espectáculo va a comenzar. Con ustedes, Señoras y Señores, el pan que habla!!!
El presentador saca un voluntario al escenario, pero se desmaya. Entonces saca a otro, que está temblando de susto y emoción. Traen una bandeja con un pan y una jarra de agua.
- Eche el agua encima del pan
- y.... conseguido!!
- ¿Como está el pan?
- Está... bland-do, esta-ablando, esta hablando!.

Tags: pan, circo

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de funcionarios, niños, médicos

Estaban en un restaurante una madre con su hijo.
En un descuido, el niño se mete una moneda en la boca y se atraganta.
La madre intenta hacerle escupir la moneda golpeándole la espalda, dándole palmadas en el cuello, sacudiéndolo, sin éxito.
El niño ya comienza a dar muestras de asfixia y la madre, desesperada, comienza a gritar pidiendo auxilio.
Un señor se levanta de una mesa cercana, y con pasmosa tranquilidad, sin decir palabra alguna, le baja los pantalones a la criatura, toma sus pequeños testículos, los aprieta con fuerza, y tira hacia abajo violentamente.
Automáticamente, el niño -ante el dolor irresistible- escupe la moneda, y el señor, con la misma pasmosa tranquilidad con la que se acercó, regresa a su mesa sin decir palabra.
Al rato, la señora, ya tranquilizada, se acerca para agradecerle que haya salvado la vida a su hijo, y le pregunta:
- ¿Usted es médico?
- No señora, SOY FUNCIONARIO DE HACIENDA experto en tocar los cojones hasta sacar la última moneda.

Tags: monedas, madres, restaurantes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+