XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de duchas

Chiste de verdes, infidelidad, vecinos, infidelidad

Una bella mujer joven sale de la ducha, se envuelve con una toalla yavisa a su marido que ya puede ducharse. Cuando él entra en la ducha suena el timbre de la puerta. La esposa le dice que ella abre, y baja a abrir la puerta envuelta en la toalla.
Al abrir la puerta se encuentra a su vecino Antonio, quien se queda sin palabras ante la visión que le ofrece la señora. Entonces, él saca dos billetes nuevecitos de 100 euros y le dice a ella que son suyos si deja caer la toalla hasta la cintura.
Ella piensa, "¿por qué no?", de modo que deja caer la toalla y deja sus senos al descubierto , entonces coge el dinero. Antonio jadea ante lo que ve; saca prontamente otros 200 euros y se los ofrece por dejar caer la toalla hasta el suelo para ver todo el asunto. La mujer piensa que ya había llegado bastante lejos, así que no le importaba hacerlo, y deja caer la toalla al suelo enseñando su precioso cuerpo. Antonio la contempla un momento, le da las gracias y se va.
Cuando ella sube de nuevo, su marido que acababa de salir de la ducha, le pregunta que quién había llamado a la puerta.
Ella contesta:
- Era nuestro vecino Antonio.
- ¿Y ha traído los 400 euros que me debe? - pregunta el marido.

Tags: duchas, toallas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de niños, buenos, verdes

- Papa, papa ¿me puedo duchar con tigo?
- Si, pero no mires acia abajo
- Vale.
Cuando estan en la ducha el niño mira para abajo y dice
- Papa, papa¿que es eso que te cuelga?
- El gusanillo
- Ahmmm.

- Mama, mama¿me puedo duchar con tigo ?
- Si pero no mires ni acia arriba ni acia abajo
- Valee.
Cuando estan en la ducha mira para arriba y para abajo y dice
- Mama, mama que es eso que sobresale y eso negro
- Lo de arriba los focos y lo de abajo el bosque
- Ahmmmm

- Mama, papa ¿puedo dormir con vosotros ?
- Si pero no mires hacia abajo
A media noche el niño se asusta al mirar hacia abajo y grita
- Mama,mama enciende los focos que el gusanillo se a perdido en el bosque.

Tags: bosques, gusanos, focos, duchas

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Otros chistes

Chiste de buenos

Una pareja prepara el divorcio:
- Yo me quedo con el niño, Pepe.
- ¿Y eso por qué, María?
- Porque es mío, no tuyo.
- ¡Pero si tampoco es tuyo!
- ¿Cómo que no? ¿Y quién Io parió?
- No sé. ¿Recuerdas el día en que nació? Cuando estábamos en la maternidad, el niño se cago y me pediste que Io cambiara.
- Sí.
- ¡Pues lo cambié!

Tags: divorcios, bebes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de médicos

Un amigo se encuentra con otro y le pregunta:
- ¿Qué te diagnosticó el médico en tu revisión?
El amigo le contesta:
- Un riñón no me funciona, tengo la columna desviada, el corazón padece arritmia, tengo úlcera de estómago y mis transaminasas son superaltísimas. Pero eso sí, de la cintura para abajo estoy como un niño: me cago, me meo.

Tags: riñones, enfermedades, doctores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Va un señor conduciendo a 160 Km por hora y lo para un policía de tránsito y le pregunta:
- ¿Cuál es su nombre?
Y le contesta:
- Ja ja y me río.
El agente molesto le dice:
- No se ría, sino me dice su nombre me lo llevo detenido.
Y le dice:
- Ja ja y me río.
El policía lo lleva detenido y lee la licencia de conducir que decía:
Jaime Río, (sufre de tartamudez)

Tags: policías, coches, conductores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de malos, profesiones

En un autobús repleto de gente hasta los topes un tío dice de pronto a voz en grito:
- ¡Me quedan tres paradas para bajarme!
La gente pasa de él y piensa que está un poco loco.
Al cabo de un rato:
- ¡Me quedan dos paradas para bajarme!
La gente empieza a mirar para otro lado.
- ¡Señores, que a la próxima me bajo!
La gente sigue pasando de él y finalmente dice:
- ¡Bueno, que ya me bajo en esta!
- Y a nosotros ¿qué nos importa?
- ¡Es que soy fontanero. Suelten ya la tubería que me la tengo que llevar!

Tags: autobús, fontaneros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+