XUso de cookies:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Buscador de chistes

Chistes de empleos

Otros chistes

Chiste de animales, buenos

Esto era un hombre que quería comprar un loro. Entra a una tienda de animales y ve a tres loros; el primer loro cantaba karaoke y pregunta:
- ¿Cuánto cuesta este loro?
- 20.000 euros.
El señor pregunta por el siguiente loro que cantaba óperas.
- ¿Cuánto cuesta este otro loro?
- 30.000 euros.
Luego el comprador pregunta por el último de los loros que estaba mal vestido, despeinado y fumando.
- ¿Y cuánto cuesta éste?
- 100.000 euros
A lo que el señor extrañado pregunta:
- ¿Por qué este es tan caro?
El vendedor responde:
- Señor... porque éste es el que escribe las canciones, le pone la música, y prepara los conciertos.

Tags: loros, cantantes

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de buenos

Siete de la mañana, finales de enero, siglo XI, baja edad media. Un caballero regresa al castillo después de una dura batalla. El tío daba pena, iba con la armadura abollada, el yelmo torcido, la cota de malla hecha jirones y el caballo cojeando.
El señor del castillo sale a su encuentro y le dice:
- Pero ¿qué te ha pasado?
- Señor vengo de serviros como os merecéis castigando
duramente a vuestros enemigos de Poniente.
- Pero qué decís, si yo nunca he tenido enemigos en Poniente.
- ¿Ah no?. Pues ahora los tenéis.

Tags: enemigos, caballeros

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+

Chiste de amigos, buenos

Una pareja de amigos cazadores se encuentra en el bosque dispuesta a practicar su deporte favorito cuando, de repente, uno de ellos cae desplomado al suelo, con los ojos en blanco y al parecer sin respiración. El otro cazador desenfunda rápidamente el teléfono móvil y llama a los servicios de emergencia:
-Oiga, mi amigo ha muerto, mi amigo ha muerto, ¿qué puedo hacer?-pregunta desesperado.
La telefonista, con voz calmada, le responde:
-Tranquilícese. Yo estoy aquí para ayudarle. Y lo primero que debe hacer es asegurarse que su amigo esté realmente muerto.
Se hace un silencio en la línea y, al cabo de un rato, se escucha un tiro. El cazador vuelve a ponerse al teléfono:
-Bueno, eso ya está resuelto. ¿Y ahora qué?

Tags: cazadores

Comparte o comenta este chiste en Facebook, Twitter o Google+